La UE apuesta por un rápido acuerdo comercial con EE. UU. | Política | DW | 15.04.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La UE apuesta por un rápido acuerdo comercial con EE. UU.

La UE quiere iniciar con rapidez las negociaciones comerciales para evitar una guerra comercial con Washington. Tras contar con el mandato de los Estados miembros, la comisaria Cecilia Malmström espera cosechar éxitos.

Es una situación en las que "ambas partes podrían salir ganando”, dijo la comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, sobre las próximas negociaciones con el gobierno de EE. UU., donde se debatirá sobre la eliminación de aranceles. El verano pasado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, logró el "milagro de Washington" cuando, después de una reunión conjunta, Donald Trump pospuso la decisión de los aranceles sobre las exportaciones de automóviles europeos. Entretanto, la retórica del presidente estadounidense es cada vez más agresiva, por lo que ha llegado la hora de buscar soluciones.

No se trata de TTIP

Aunque la Unión Europea es la principal responsable de la coordinación política de los acuerdos comerciales de todos los Estados miembros, se requiere un mandato especial y aprobado por una mayoría. Malmström lo obtuvo este lunes (15.4.2019). El acuerdo previsto se limitará a productos industriales y a una simplificación de los controles de cumplimiento, para facilitar la vida de las empresas en ambos lados del Atlántico. No se incluyeron los productos agrícolas y las licitaciones públicas, destacó Malmström.

Los expertos esperan que un acuerdo de este tipo genere beneficios a ambas partes: las exportaciones de la UE a Estados Unidos podrían aumentar en un ocho por ciento y en la dirección opuesta, incluso en un nueve por ciento.

La comisaria sueca se anticipó a las posibles críticas y anunció que "esto no es una reintroducción de la TTIP. Ese tema sigue aparcado". La Asociación Transatlántica para el Comercio e Inversión (TTIP) quedó congelada en 2017, tras una ola de protestas europeas. Tras la toma de poder de Donald Trump quedó claro que los conflictos entre ambas partes se habían vuelto insuperables. Ahora, en un marco menos amplio sería posible alcanzar compromisos. El objetivo de la UE es, sobre todo, reducir los aranceles, por ejemplo, sobre vehículos y piezas de automóviles.

Francia se resiste

Pero no todos están de acuerdo en iniciar las negociaciones. Francia es el único Estado miembro de la UE que se opone a ello en este momento. Oficialmente, París justificó esta decisión con la salida del gobierno estadounidense del Acuerdo Climático de París. Organizaciones medioambientales también se unen a la resistencia: Europa debe mostrarse fiel a sus principios y, según lo acordado, no negociar con tales países.

En realidad, la decisión del gobierno francés se deba probablemente al temor ante las próximas elecciones europeas. Los partidos de izquierda y la extrema derecha podrían utilizar las negociaciones comerciales con Estados Unidos para avivar la insatisfacción hacia el presidente y convocar nuevas manifestaciones

También los socialdemócratas en el Parlamento Europeo se muestran críticos. "Es inaceptable iniciar negociaciones comerciales teniendo en cuenta la situación actual", explicó Bernd Lange ante el Comité de Comercio. "El gobierno de Trump no está haciendo ningún intento de cambiar sus aranceles ilegales sobre el aluminio y el acero. El presidente de Estados Unidos amenaza cada vez más con imponer impuestos ilegales a automóviles e incluso, en la disputa sobre Airbus, de Washington solo proviene una agresividad extrema".

El Parlamento Europeo, al contrario, no respaldó la nueva ronda de negociaciones comerciales con Estados Unidos, incluso después de un largo debate. Es una decisión no vinculante, pero hubiese sido importante para la Comisión contar con el consentimiento parlamentario. 

Sin cita con EE. UU.

"Todavía no tenemos cita", admitió Cecilia Malmström, quien ahora se pondrá en contacto con el secretario de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer. Cuando se le preguntó sobre las posibilidades de éxito, se mostró cautelosa. Se sabe que el Congreso de EE. UU. quiere incluir la agricultura en las negociaciones comerciales con la UE, pero los europeos se niegan rotundamente. Los estadounidenses tendrán que hacer frente solos a sus problemas internos.

Por lo demás, Malmström apuesta por un éxito rápido: existen áreas sensibles, pero ella espera que se puedan lograr resultados hasta principios de noviembre, es decir, antes de que la recién elegida Comisión de la UE entre en funciones.

La rapidez podría ser un factor decisivo. Después de las recientes amenazas de Trump, los europeos están preparando nuevas medidas contra los posibles aranceles a una docena de productos de la UE. A fines de esta semana, se publicará una lista de nuevas propuestas en Bruselas. La UE espera poder evitar así y, a través de un nuevo acuerdo con Washington, una reacción del tipo ojo por ojo y diente por diente.

(rmr(chp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad