″La sociedad mexicana estará vigilante del PRI″ | América Latina | DW | 03.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

"La sociedad mexicana estará vigilante del PRI"

México está en la mira de la prensa europea, que comenta con escepticismo el triunfo de Enrique Peña Nieto, con el que el PRI vuelve al poder después de 12 años. Sin embargo expertos confían en la sociedad civil.

En Alemania, el influyente semanario Der Spiegel se refiere al triunfador de las elecciones como Señor Telenovela y dice que sin tener ningún talento político significativo y pese a tener una preparación intelectual débil se convirtió en presidente gracias al apoyo de Televisa, la mayor televisora de América Latina, que en México tumba candidatos o hace presidentes.

El semanario, que ha tenido una extensa cobertura sobre México en los últimos meses afirma que el retorno de Peña Nieto es una vuelta al pasado y recuerda que de 1929 hasta el año 2000 el PRI se mantuvo en el poder a base de fraude electoral, represión, corrupción y crisis económica.

“No creo que haya una vuelta al pasado”, dice por su parte el polítologo Günther Maihold. El experto añade que la sociedad está claramente vigilante de lo que hará el PRI y Peña Nieto ha insistido en que tendrá un estilo diferente y que ha llegado al poder una nueva generación.

Sin embargo el experto reconoce que está por verse si podrá gobernar sin los viejos grupos que están presentes en el PRI. “Necesitaría incluirlos para poder manejar estructuras a nivel regional y local. No hay que olvidar que hay unos 10 Estados que son gobernados por el PRI desde hace 65 años”, afirma y añade que el doble reto del político es modernizar el país y las estructuras de su partido.

Drogenreform Demonstration in Los Angeles

Manifestación en California a favor de una reforma a la legislación de drogas.

Prioritaria, política de seguridad

El 1° de diciembre Peña Nieto se convertirá en presidente del país de 115 millones de habitantes y tendrá que asumir con rapidez una política de seguridad, de cara a la guerra contra el narcotráfico iniciada en 2006 por su predecesor, que deja un saldo de más de 60.000 muertos y un territorio sin ley en buena parte del país que se pelea un creciente número de organizaciones criminales.

Para fomentar la creación de empleos y lograr un mejor desempeño económico es fundamental resolver el tema de la seguridad. “La violencia es una limitante considerable para cualquier inversionista, pero para impulsar el crecimiento económico además tendrá que retomar buena parte de las reformas que quedaron pendientes en el gobierno de Calderón, que abarcan desde una reforma energética, hasta una laboral y educativa”.

La relación con el vecino del norte será prioritaria para el presidente mexicano y según el diario Süddeutsche Zeitung no habrá grandes cambios en la relación entre los países vecinos. “La guerra entre los cárteles continuará y los negocios de Estados Unidos con su tercer socio comercial crecerán moderadamente, pese a los constantes motivos de desavenencias a lo largo de su frontera de tres mil kilómetros de largo y el creciente ejército de inmigrantes provenientes del sur. Sin embargo para expertos en la Casa Blanca Enrique Peña Nieto es una página en blanco, un enigma”, dice el rotativo.

Relación con Estados Unidos

“Su interés central será cambiar la relación con Estados Unidos y en particular en el tema de seguridad. A Peña Nieto y el grupo que lo acompaña les importa mucho el desarrollo económico, fortalecer la relación para generar más crecimiento e inversión, pues se sabe que reducir la relación con el vecino del norte al tema de seguridad no trae ganancias para México”, destaca Maihold.

El gran perdedor ha sido el presidente Felipe Calderón y su Partido Acción Nacional, que según los resultados electorales perdió Jalisco frente al PRI y entregó Morelos a la izquierda. Sólo pudo conservar el estado de Guanajuato y probablemente reducirá su presencia en el Congreso. “Necesita asumir un proyecto de renovación para superar el modelo calderonista de tratar de utilizar la presidencia para intentar dirigir el partido. La formación debe buscar reencontrarse con sus bases. Ha mermado territorialmente pero puede reconstruirse en los años que vienen", dice el experto.

A pesar de que la izquierda arrasó con 63,80 por ciento de los votos en el Distrito Federal, la capital del país, el candidato de centro izquierda, Andrés Manuel López Obrador dijo que impugnará el resultado electoral, calificándolo de fraudulento porque el PRI compró votos y los comicios estuvieron plagiados de irregularidades.

“Cualquier denuncia de irregularidad es necesario investigarla para limpiar el proceso, de eso no hay duda. El problema es la influencia de los medios y los “donativos” que se pudieron haber hecho a posibles electores. Eso no va a poder comprobarse a través de un recuento de los votos”, concluye el especialista alemán.

Autora: Eva Usi

Editor: Enrique López

DW recomienda