La red regional de oficinas de Navalny anuncia su disolución | Europa | DW | 29.04.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

La red regional de oficinas de Navalny anuncia su disolución

La organización del líder opositor podría ser declarada como "extremista" por un tribunal, ante lo que, para proteger a sus socios y simpatizantes, abandona sus actividades.

Leonid Volkov, durante una entrevista en Bruselas en una imagen de archivo de noviembre de 2019.

Leonid Volkov, durante una entrevista en Bruselas en una imagen de archivo de noviembre de 2019.

"Continuar el trabajo de la red de oficinas de Navalni en su condición actual es imposible: inmediatamente será sancionado por extremismo, lo que supondrá penas de cárcel para los que trabajan y colaboran con ella", afirmó el jefe de la sede del líder opositor, Leonid Vólkov, en un vídeo publicado en sus redes sociales

La red de oficinas del encarcelado líder opositor ruso Alexei Navalny anunció así este jueves (29.04.2021) oficialmente su disolución para evitar que su colaboradores y simpatizantes sean perseguidos penalmente por extremismo. "Estamos disolviendo oficialmente la red de Alexei Navalny", añadió Vólkov, que indicó que algunas oficinas regionales continuarían sus actividades de forma independiente.

Si son declaradas "extremistas", las organizaciones de Navalny se unirían a una lista de unas 30 más prohibidas en Rusia, como el grupo yihadista Estado Islámico (EI) o los Testigos de Jehová. "No podemos siquiera cambiar de nombre, simular que somos otra organización, pues serán los 'expertos' del Comité de Investigaciones los que decidirán si es otra o la misma", explicó Vólkov.

Aparición pública: "soy un esqueleto"

Navalny hizo hoy su primera aparición desde que puso fin a su huelga de hambre. Se le vio en una videoconferencia durante una audiencia judicial, con aspecto demacrado y con la cabeza afeitada llevando su uniforme de prisionero. "He adelgazado, peso 72 kilos, lo mismo que cuando estaba en séptimo grado", dijo el opositor, que permaneció tres semanas en huelga de hambre.

"Ayer me llevaron a unos baños (...) Había un espejo, me miré: soy un esqueleto horrible, un simple esqueleto", dijo. Según la agencia Tass, fue llevado a un baño ruso, similar a una sauna, para que hoy tuviera "un aspecto presentable". El opositor comparecía en la audiencia de apelación, denegada finalmetne por el tribunal, en el caso de difamación contra un veterano de la Segunda Guerra Mundial.

lgc (afp/efe)

DW recomienda