La quiebra de Thomas Cook: ¿por qué ahora? | Economía | DW | 23.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

La quiebra de Thomas Cook: ¿por qué ahora?

Torsten Kirstges, conocedor de la industria turística, habla sobre el fin de la agencia de viajes más antigua del mundo y sobre el impacto que su declaración de insolvencia puede tener sobre las otras.

El británico (1808-1892) Thomas Cook es recordado como el primer empresario en diseñar un modelo de negocios basado en la organización de travesías para terceros, y su compañía Thomas Cook & Son, fundada en 1841, como la primera agencia de viajes en la historia. Cook ha sido descrito como el inventor del turismo moderno. Hoy, 178 años más tarde, su firma ha sido declarada insolvente.

La noticia solo tomó por sorpresa a las personas ajenas a la industria. Aunque la quiebra es vista por algunos observadores como un suceso precipitado por la intransigencia de algunos acreedores, la salud del Thomas Cook Group –nombre que adquirió el 19 de junio de 2007, tras la fusión de Thomas Cook con MyTravel Group– sólo había empeorado en la última década. Sus deudas superan la marca de los mil millones de libras.

El Gobierno británico, que investiga el caso, alega que hay razones complejas detrás de la bancarrota. Neil Wilson, analista de Markets.com, asegura que los males del Thomas Cook Group eran más profundos: "la empresa no supo evolucionar”, dice, refiriéndose a la compra del MyTravelGroup, especializado en viajes organizados tradicionales, cuando ya había empezado el auge de los vuelos y alojamientos reservados en línea.

El Thomas Cook Group estuvo a punto de quebrar en 2011, cuando las protestas antigubernamentales en Túnez y Egipto desalentaron a los turistas europeos que, bajo otras circunstancias, habrían viajado masivamente al Magreb. La compañía se salvó gracias a inyecciones de dinero que, a su vez, agravaron su deuda. Desde 2017, también la incertidumbre generada por el "brexit” la ha golpeado.

Torsten Kirstges (privat)

Torsten Kirstges, profesor de Economía Turística en la Escuela Superior Jade, de Wilhelmshaven.

DW habló sobre este tema con Torsten Kirstges, profesor de Economía Turística en la Escuela Superior Jade, de Wilhelmshaven. Kirstges comparte la impresión de que el cierre de la histórica firma no puede ser atribuido por completo a la inseguridad que ha causado el proceso de deslinde entre Gran Bretaña y la Unión Europea. "El ‘brexit' fue solo el último clavo en el ataúd del Thomas Cook Group”, dice el especialista.

Deutsche Welle: ¿Cómo se explica la insolvencia de una empresa tan grande? Tenía veinte mil empleados alrededor del mundo y generaba ganancias por encima de los 10.000 millones de euros.

Torsten Kirstges: La historia previa es muy larga. Thomas Cook ya tenía problemas económicos serios a principios de este siglo. El consorcio fue socorrido con medidas drásticas, pero eso no redujo las deudas que ya cargaba sobre sus hombros. Llegó un momento en que la empresa ya no pudo soportar las estrecheces de liquidez, o las fluctuaciones de los negocios, o la inseguridad generada por el proceso de "brexit”.

Se dice que la pérdida de popularidad del turismo organizado y la creciente tendencia hacia el turismo independiente es otra de las causas de la quiebra. ¿Comparte usted esa tesis?

No, yo no veo ese cambio de tendencia; en Alemania se mantiene la proporción de 50-50. Pero eso no quiere decir que una empresa turística no deba evolucionar con el tiempo. Hoy día, los clientes esperan paquetes de viajes más flexibles e individualizados. Y es posible que los grandes operadores turísticos tengan más dificultades que los medianos y pequeños para adaptarse a esas exigencias.

¿Qué papel jugó la guerra de precios, tan común entre operadores turísticos, en el fin de Thomas Cook? 

Los márgenes de ganancias están bajo presión desde hace años; los operadores turísticos se promocionan a sí mismos mediante precios bajos, no a través de la calidad de lo que ofrecen.

¿Y qué rol puede jugar para la industria la inhibición de hacer turismo por razones ambientales?

El factor ambiental no varía mucho cuando se elige hacer turismo organizado o turismo independiente; no creo que la discusión en torno al calentamiento global y el cambio climático haya puesto en dificultades a empresas como Thomas Cook.

¿Quién asumirá la responsabilidad por los costos que generará el "rescate” de los turistas varados lejos de casa tras el anuncio de la insolvencia del Thomas Cook Group? ¿Y cómo afecta todo esto a la industria?

Existe un seguro que entra en vigor cuando una empresa se declara en insolvencia. Esa es una de las ventajas del turismo organizado y de las leyes implementadas en la Unión Europea. Todos los operadores turísticos deben asegurarse para poder devolverle el dinero a sus clientes, por ejemplo, en el caso de una insolvencia. Por otro lado, la insolvencia de una compañía de estas magnitudes entraña riesgos para sus clientes.

Hasta ahora, la industria turística nunca había enfrentado una insolvencia de estas dimensiones. Es posible que el seguro del Thomas Cook Group no alcance para pagar el costo de los perjuicios causados. Esta promete ser una historia interesante… Aún si Thomas Cook sobrevive en Alemania, lo más probable es que ninguna agencia de viajes o excliente quiera volver a hacer negocios con marcas de esa compañía, como Neckermann o Bucher.

Como las agencias de viajes no están aseguradas contra insolvencia, muchas de ellas temen no recuperar sus comisiones. Como dije, esta situación repercutirá negativamente sobre las marcas del consorcio Thomas Cook Group. Es de esperar que también estas terminen declarándose insolventes. Las otras agencias de viajes saldrán ganando porque no creo que la gente tienda a hacer menos vacaciones debido a lo ocurrido.

¿Se encarecerá el turismo organizado debido a la reducción del número de empresas que lo ofrecen?

No necesariamente.

(erc/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda