La pasión de Beethoven en un manuscrito | Música | DW | 16.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Música

La pasión de Beethoven en un manuscrito

El manuscrito de una de las piezas más revolucionarias de Ludwig van Beethoven, que se había dado por perdido y acaba de ser redescubierto en EEUU, se expone en Nueva York, a apenas dos semanas de ir a subasta.

default

El documento, descubierto en julio pasado en un seminario religioso en los suburbios de Filadelfia tras su extravío hace más de un siglo, se pondrá en venta el 1 de diciembre en Londres en la firma Sotheby's, que ha estimado su valor en entre 1,7 y 2,6 millones de dólares.

Se trata de la 'Gran Fuga' en Si Bemol Mayor en su versión para piano a cuatro manos, Opus 134, la única versión de piano de una de las obras más grandes de Beethoven (1770-1827), y una de sus pocas composiciones para dueto de piano.

El documento contiene material nuevo y, con 80 páginas, es el más largo y más importante del compositor alemán que se haya llevado a subasta en mucho tiempo, según los expertos.

La primera mención de la existencia de este manuscrito está en el catálogo de una subasta que tuvo lugar en Viena en 1839, donde se vendió por quince florines.

Tras pasar por varias manos, reapareció en otro par de subastas en 1890, una en París y otra en Berlín, y desde entonces nunca más fue visto o descrito por los estudiosos del músico.

Pero el curso de esta historia cambió en julio de este año, cuando Heather Carbo, una empleada del Seminario Teológico de Palmer, en Filadelfia, encontró el documento en un armario situado en el sótano de la biblioteca, mientras realizaba un inventario.

Escrito en tinta marrón y negra, con anotaciones a lápiz y creyón rojo, el documento cautiva por sus copiosas alteraciones y correcciones, así como por una serie de borrones tan profundos que agujerearon los distintos tipos de papel usados por el compositor.

Algunas páginas muestran manchas de tinta que, presumiblemente, ocurrieron cuando Beethoven pasó la manga de su camisa por la tinta aún fresca, mientras que otras fueron selladas con cera roja para ocultar los errores.

Publicidad