La nueva cara de Bogotá | Ciencia y Ecología | DW | 17.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Hábitat III

La nueva cara de Bogotá

Lagos de Torca, Ciudad Río y la renovación urbana que se generará en torno al metro, son tres importantes proyectos que en 30 años habrán de cambiar la fisonomía de la ciudad y la manera de habitarla.

Vista de Bogotá, desde Monserrate.

Vista de Bogotá, desde Monserrate.

Según las nuevas filosofías urbanísticas, Bogotá es una ciudad obsoleta. Los vehículos tienen prelación sobre los peatones, los suburbios han ido creciendo sin planeamiento, los ciudadanos prefieren movilizarse en transporte privado, y en zonas como Ciudad Bolívar (un barrio marginal al suroriente de la ciudad) no hay andenes ni hay parques y hay muy poco espacio para buses.

Bogotá se distribuyó pensando en el automóvil como medio ideal de transporte. Por eso, no está compuesta por células autosuficientes dentro del gigantesco perímetro urbano, como París, sino que los lugares de trabajo se conglomeraron en el centro mientras las viviendas y las zonas de entretenimiento se construyeron al norte y al sur. Como resultado, la mayoría de los ciudadanos se moviliza a la misma hora en la misma dirección.

Lagos de Torca

Projekt Habitat Quito 2016 (Secretaria Distrital de Planeacion de Bogota)

Lagos de Torca, albergará a una ciudadela para 110.000 familias situada al norte de Bogotá, en los alrededores del humedal Torca-Guaymaral.

Las actuales directivas del distrito tienen planeado darle un vuelco de 180 grados en los próximos 30 años. En  2017 comenzará la construcción de Lagos de Torca, una ciudadela para 110.000 familias situada al norte de Bogotá, en los alrededores del humedal Torca-Guaymaral. “La idea es hacer una ciudad inteligente: en mirar de dónde sacamos la plata para la infraestructura; en reconocer los ecosistemas que hay que proteger, recuperarlos e integrarlos a la vida de las personas; en hacer vivienda de interés social (40 por ciento) para que los diferentes estratos se integren y el espacio público que ocupen sea equitativo,” dice a DW Juan Camilo González, gerente del proyecto Ciudad Norte del que Lagos de Torca es la primera fase.

Un nuevo centro

Projekt Habitat Quito 2016 (Secretaria Distrital de Planeacion de Bogota)

Ciudad Río estará compuesta por pequeñas células urbanas con viviendas, comercios, escuelas y sitios de entretenimiento.

La Bogotá del futuro, dice el alcalde Enrique Peñalosa, tendrá un nuevo centro: Ciudad Río. A lo largo de los 25 kilómetros en los que el río Bogotá colinda con la capital, se diseñó una ciudad para un millón de habitantes, que evitará que Bogotá siga comiéndose la Sabana. La ciudad dejó 300 metros libres de ladera por la contaminación del río. “En los primeros 30 metros va a haber un malecón peatonal y de bicicletas,” explica a DW Ignacio de Guzmán, gerente del proyecto. “En los otros 270 viene una ocupación urbana y el 75 por ciento van a ser zonas verdes.” Al igual que Lagos de Torca, Ciudad Río estará compuesta por pequeñas células urbanas con negocios, viviendas, comercios, escuelas y sitios de entretenimiento y las distancias serán cortas para que los ciudadanos se muevan a pie o en bicicleta. “Ciudad Río debe desarrollarse alrededor de la educación,” dice de Guzmán. A partir de ella se tejerá una comunidad.

Más Transmilenio y una línea de metro

Kolumbien Bogota Transmilenio (Cristina Esguerra)

El Transmilenio mueve 2.600.000 usuarios al día. No obstante, en las horas pico no da abasto.

Para poder seguir creciendo y aumentando su nivel de competitividad, Bogotá debe mejorar el transporte público. El alcalde se propuso construir más troncales de Transmilenio y una línea de metro elevado que “viene desde el sur, desde Kennedy hasta el centro y por toda la Caracas hasta el norte,” explica a DW Camilo Santamaría, quien hizo parte del diseño del proyecto. El metro incluye un plan de renovación urbana.

Las estaciones se convertirán en centros de actividad en los que se desarrollará el comercio, que le da vida a las calles, y se construirán viviendas y oficinas. Las zonas aledañas al metro y a las importantes troncales de Transmilenio tendrán andenes amplios y ciclorutas.

“El impacto que el sector del conocimiento tiene en el mundo es cada vez más grande,” explica González. “Este sector gira en torno al talento humano, y éste quiere estar donde se vive bien. Nuestra idea de dar calidad de vida en Bogotá está enfocada en que volvamos a hacer una ciudad en la vivir que sea delicioso". Si se logra, el talento humano vendrá acompañado de crecimiento económico.

Cristina Esguerra

Publicidad