La Meca: peregrinación arranca con cataríes e iraníes, a pesar de tensiones | El Mundo | DW | 30.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La Meca: peregrinación arranca con cataríes e iraníes, a pesar de tensiones

Más de 1,7 millones de musulmanes iniciaron el "hach" a La Meca, a la que regresan los iraníes tras un año de suspensión y acuden los cataríes, en medio de crisis diplomática entre Catar y los países del golfo Pérsico.

La Meca, lugar sagrado de los musulmanes

La Meca, lugar sagrado de los musulmanes

A pesar de haber cerrado la frontera con Catar el pasado 5 de junio, Arabia Saudí ha permitido entrar a 1.340 cataríes para realizar la peregrinación, según el Departamento General de Pasaportes saudí, después de que Doha rechazara que Riad fletara vuelos especiales para trasladar a sus ciudadanos.

Por su parte, el ministro saudí de Asuntos Islámicos, Saleh al Sheij, aseguró a la agencia oficial de noticias de su país, SPA, que el reino "está sirviendo a todos los peregrinos sin discriminación o exclusión (...) por nacionalidad, tribu o secta".

Las tensiones políticas ensombrecen el gigantesco evento religioso, pero no han impedido que 86.500 fieles iraníes acudan a La Meca este año, después de la suspensión del "hach" por la avalancha de 2015 en la que murieron 400 fieles procedentes de Irán y de la que Riad responsabilizó a este grupo.

Por tierra, mar y aire

Un total de 1.723.793 personas llevarán a cabo la peregrinación esta semana, de los cuales 88.374 han viajado a Arabia Saudí por tierra, 14.827 en barco y la gran mayoría, 1.620.592, en avión.

La Agencia Internacional Islámica de Noticias (IINA), con sede en la ciudad saudí de Yeda, detalló que 25.500 peregrinos proceden del Reino Unido, 20.500 de Rusia, 17.000 de Estados Unidos y 10.000 de Francia, entre otras muchas nacionalidades.

Los fieles empiezan los ritos de la peregrinación en al valle de Mina, al este de La Meca, donde pasan un día entre rezos y reflexión, y se dirigen después de la medianoche hacia el monte Arafat, a unos 20 kilómetros de distancia, para llevar a cabo el pasaje más importante, denominado "uquf".

Policías, cámaras y estampidas

Unos 15.000 agentes garantizarán la seguridad de la peregrinación y dirigirán a la multitud en sus desplazamientos, informó el director de Seguridad del "hach", el general Mohamed al Sharif. Asimismo, se han instalado más de 5.700 cámaras para vigilar los sitios y el movimiento de los peregrinos.

En los pasados años se han registrado incidentes, algunos de ellos muy graves, como la estampida de 2015, en la que murieron unos 2.000 peregrinos, y ese mismo año antes del inicio del "hach" más de 100 fieles fallecieron al caer una grúa en el interior de la Gran Mezquita de La Meca.

JOV (efe, dpa)

DW recomienda

Publicidad