La industria cárnica lucha por su margen comercial | Economía | DW | 03.02.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

La industria cárnica lucha por su margen comercial

Merkel busca una "relación justa" entre los agricultores y ganaderos alemanes y las grandes cadenas de supermercados, a las que acusan de tirar los precios. ¿Hay una situación similar en Argentina?

Spitzentreffen zu Lebensmittelpreisen (picture-alliance/dpa/M. Kappeler)

"La carne barata nos cuesta el futuro", reza uno de los carteles desplegados hoy frente a la Cancillería.

La industria agroalimentaria alemana protesta por los bajos precios de sus productos en el mercado final, que hace que apenas cubran costos. Los ganaderos se han sumado a estas movilizaciones. Este lunes se reunieron en la Cancillería la propia canciller, Angela Merkel, y los ministros del ramo, con representantes tanto del sector de la agricultura y ganadería, como de las cuatro grandes cadenas de supermercados alemanes, que copan casi tres cuartas partes del mercado de carne en el país.

¿David contra Goliat?

Merkel ha llamado a establecer unas "relaciones justas" entre los productores y esos grandes intermediarios y ha prometido una "muy rápida" implementación de la directiva europea contra las prácticas comerciales desleales. Esta limita, por ejemplo, las cancelaciones a corto plazo de pedidos de bienes perecederos. Los ganaderos, como los agricultores, plantean su relación con las cadenas de supermercados como una lucha entre David y Goliat.

Spitzentreffen zu Lebensmittelpreisen (picture-alliance/dpa/M. Kappeler)

Angela Merkel, junto al ministro de Economía y Energía, Peter Altmaier, y la ministra de Alimentación y Agricultura, Julia Klöckner, durante su reunión con representantes de la industria agroalimentaria y de las grandes superficies.

Alemania produce una cantidad neta de 8,7 millones de toneladas de carne y exporta aproximadamente la mitad. Además, importa en torno a tres millones de toneladas (2,9 millones en 2018, últimos datos disponibles en el Ministerio de Agricultura y Alimentación). De hecho, Alemania se ha convertido, por ejemplo, en 2019 en el tercer país importador de carne de res argentina, después de China y de Chile, con 23.360 toneladas.

¿Afectan las turbulencias del mercado cárnico alemán a Argentina?

Sin embargo, a pesar de haber comprado un 1,6% más de carne argentina que el año anterior, se ha pagado un precio medio por ella un 3,6% menor. "Se notó hasta el tercer trimestre, a partir de ahí los precios mejoraron, cosa normal cuando se acercan las fiestas de final de año", afirma a DW el ingeniero Miguel Schiriati, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA).

Deutschland Ernährungsmesse Anuga Argentinien (DW/L.G. Casas)

Carne argentina en Anuga, la feria de alimentación alemana, en 2015. Argentina exportó en 2019 un 27,5% de su producción de carne, cuando durante la última década la media fue de un 10%.

Las exportaciones de carne argentina en 2019 batieron récords: 831 millones de toneladas de res, superando la marca establecida en 1969 con 775 millones y suponiendo un crecimiento del 47,9% respecto al año anterior. "Todo el aumento de la producción de 2019 fue absorbido por las exportaciones, incluido el descenso en el consumo interno", explica Schiriati, autor también del libro 'La máquina de picar carne: crónica de los avatares y las desventuras de la producción de carne en la Argentina y propuestas para los próximos años'.

Un mercado interno en contracción

El consumo de carne de los argentinos, sin embargo, es el mínimo de los últimos años: algo más de 51 kg por persona al año, 5,3 kg menos que en 2018. "El consumo ha bajado un 9,5%, pero si analizamos la caída de otros alimentos, han sido similares… todo esto tiene que ver con la fuerte caída del poder adquisitivo del salario", dice Schiriati, para quien los productores argentinos tienen un problema parecido al de los alemanes. "Las grandes cadenas de supermercados siguen las mismas políticas en todo el mundo", afirma. No obstante, "en la Argentina hay más de 40.000 carnicerías", lo que deja a los supermercados "una participación de entre un 25% y un 28% del mercado interno minorista", una cuota de mercado muy inferior a la que tienen en Alemania.

Deutschland Stuttgart Streit um Lebensmittelpreise im Supermarkt (picture-alliance/dpa/S. Gollnow)

Carne de oferta en un supermercado alemán. En Alemania, el consumo de carne per cápita estimado es de algo más de 60 kg por persona al año.

Aunque la concentración de poder de mercado en las grandes cadenas es menor que en Alemania, en Argentina también han presionado a la baja los precios para evitar subidas mayores. "El precio del animal en pie, en el año 2019, aumentó un 80%, producto básicamente de la inflación; pero la carne al público aumentó el 63%, es decir, el canal de comercialización absorbió gran parte del aumento y no trasladó ese aumento a la venta al público", concluye Schiriati. "Afortunadamente para la producción, el aumento de las exportaciones hizo que no cayera el precio del ganado", sobre todo gracias a la pujanza de China, cuyas importaciones se duplicaron respecto al año anterior.

(er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda