La fuerza femenina del Taekwondo | Deportes | DW | 29.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

La fuerza femenina del Taekwondo

Helena Fromm representa la esperanza alemana de obtener una medalla en Taekwondo, disciplina para la que dos mujeres se clasificaron por el país a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Los hombres quedaron fuera.

Helena Fromm, representante alemana en el taekwondo femenino.

Helena Fromm, representante alemana en el taekwondo femenino.

En coreano, Taekwondo significa pie, puño y mente. Usando estos tres elementos los deportistas recorren el camino que conduce al cinturón negro, un camino que para Helena Fromm empezó en la escuela primaria, donde tuvo su primer contacto con las artes marciales.

La atractiva rubia cuenta cómo inicio su carrera deportiva: “cuando tenía siete años un amigo del jardín infantil me introdujo en el taekwondo, que desde el principio me fascinó. Entonces decidí que eso quería hacer: patear alto y fuerte”. Por eso abandonó el balonmano y el fútbol, que hasta entonces practicaba.

Peldaño a peldaño, Helena Fromm, literalmente luchó por un puesto entre las mejores. En seis ocasiones ganó los campeonatos nacionales, se convirtió en campeona de Europa y obtuvo dos medallas de bronce en torneos mundiales. En las Olimpiadas de Pekín 2008 terminó en noveno lugar.

Una medalla a la vista

La joven de 24 años pagó en los pasados Juegos Olímpicos el precio de la experiencia. Así por lo menos lo ve Alfred Wallraf, jefe de la delegación alemana de taekwondo: “Creo que después de la lección aprendida en Pekín, las oportunidades de obtener un lugar en el podio son más grandes” considera Wallraf.

Helena Fromm integra desde hace ocho años la selección alemana de taekwondo, y su vida está dedicada por completo al deporte. Gracias al aporte financiero de la Fundación Alemana de Ayuda Deportiva, la "soldado", que hace parte de una unidad de fomento de atletas, puede entregarse por completo a los entrenamientos de su disciplina, y a los estudios de gerencia internacional del deporte, que adelanta en un programa de educación a distancia.

Sus fortalezas, de acuerdo a lo que cuenta Wallraf, son una combinación de técnica y táctica: “yo no la considero la más fuerte de las atletas, pero ella tiene la habilidad de compensar sus deficiencias físicas con un excelente análisis de la rival. Además, su estatura le da una ventaja”.

Duelos atractivos

El taekwondo olímpico es una disciplina de contacto, las rivales se enfrentan vistiendo cada una un chaleco rojo o azul, y un protector para la cabeza. “Los chalecos tienen censores eléctricos que funcionan como en la esgrima, es decir que ellos informan sobre la obtención de un punto”, explica Fromm.

Un golpe regular en la cabeza otorga tres puntos, uno asestado con un movimiento de rotación vale cuatro puntos. El objetivo es noquear al contrincante, o al final de los tres asaltos, cada uno con una duración de dos minutos, haber acumulado el mayor número de puntos.

En el pasado se premiaba con puntos muchos más golpes, lo que tenía como consecuencia que las competidoras desarrollaban menos la técnica. Hoy, luego de una reforma al reglamento, las patadas artísticas son más recompensadas, lo que ha derivado en un avance técnico en la disciplina.

Helena Fromm domina a la perfección la técnica del taekwondo, por ello, cuenta con una medalla olímpica.

Helena Fromm domina a la perfección la técnica del taekwondo, por ello cuenta con una medalla olímpica.

Eso es algo favorable para Helena Fromm, cuenta el jefe de la delegación alemana, quien la considera “técnicamente superior debido a su capacidad de propinar, consecutivamente, golpes dobles en la cabeza sin siquiera haber tenido que, entretanto, poner su pie en el suelo”.

Una medalla cambiaría todo

El cambio en el reglamento ha hecho el deporte mucho más atractivo para los espectadores, a pesar del papel secundario del taekwondo alemán en los Juegos Olímpicos. La esperanza de Wallraf es que gracias a Helena Fromm, y su colega Sümeyye Manz, esta situación cambie.

“Naturalmente deseo una medalla que recompense a nuestra federación, a nuestras atletas, y en especial a nuestro muy dedicado entrenador del equipo femenino, Carlos Esteves. No tendría nada en contra si la medalla es de oro, entonces el taekwondo dejaría de ser un deporte marginal y ganaría en importancia”, declaró.

Helena Fromm no le contradice, aunque tiene en cuenta que para lograrlo hay muchos factores que hay que tener en cuenta. “Todos sueñan con una medalla olímpica, pero en Pekín aprendí una lección: hay que pensar de pelea en pelea", dice y agrega: "Mi preparación fue buena, ojalá sea recompensada”.

DW recomienda