La estrategia de Rusia como proveedor de armas de África | El Mundo | DW | 29.05.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

La estrategia de Rusia como proveedor de armas de África

La exportación de armamento es parte importante de la economía rusa. En las dos últimas décadas, Rusia se las ha arreglado para convertirse en el principal proveedor de armas a países africanos.

Rosoboronexport, la principal agencia estatal rusa para la exportación e importación de productos de defensa, anunció el pasado mes de abril de 2020 su primer contrato para abastecer de botes de asalto a un país del África subsahariana cuya identidad se desconoce.

Lo que sí se sabe es que se trata del primer contrato de exportación de productos navales facturados en Rusia a la región africana en los últimos 20 años. La noticia parece no haber captado mucha atención internacional, pero el nuevo contrato se agrega a un patrón recurrente: Rusia rotura el camino para posicionarse en África y extender su mapa de exportaciones de armas en el continente.

Durante la era soviética, Rusia fue un importante suministrador en la región, pero después fue perdiendo peso tras el colapso de la Unión Soviética. Pero, a partir de 2000, Rusia comenzó a ganar terreno de nuevo y, en las últimas dos décadas, ha logrado convertirse en el mayor exportador de armas a África. Actualmente, según asegura la base de datos del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), el 49 por ciento de las armas importadas en África proceden de Rusia.

Soldado en un tanque en Nigeria. (Archivo).

Soldado en un tanque en Nigeria. (Archivo).

El ojo ruso, puesto sobre África

Hasta ahora, Argelia es el mayor receptor de las armas rusas en África, seguido de Egipto, Sudán y Angola.Según Alexandra Kuimova, investigadora del SIPRI, el número de países africanos que compra armas a Rusia se ha incrementado en las últimas dos décadas. A principios de la década de 2000, 16 países eran receptores de las armas rusas. Entre 2010 y 2019, la cifra se elevó hasta 21.

En 2015, Rusia comenzó a vender armamento a Angola, país rico en petróleo, sobre todo aviones y helicópteros de combate. El Gobierno del país africano ha mantenido estrechos lazos con Moscú, que datan de la época soviética.

En 1996, Rusia perdonó a Angola 5 mil millones de dólares en deudas, que eran fruto de varias exportaciones a crédito realizadas por la Unión Soviética. En el nuevo milenio, era previsible que Angola escogiera a Rusia para firmar nuevos contratos. En los últimos cinco años, Angola se ha convertido en el tercer gran cliente africano de Rusia, por detrás de Argelia y Egipto.

Una situación similar se da con Argelia, el mayor importador de armamento ruso en el continente africano. Las conexiones de la era soviética permitieron a Rusia asegurar su monopolio de contratos de armamento y Moscú perdonó completamente en 2006 la deuda argelina de 5,7 mil millones de dólares. Ese mismo año, Argelia firmó nuevos contratos para la compra de armamento ruso por valor de 7,5 mil millones de dólares. 

Anatoli Issaikin, director general de Rosoborenexport. (2013).

Anatoli Issaikin, director general de Rosoborenexport. (2013).

Nuevos mercados y visión geopolítica

El creciente interés de África no solo se explica por razones económicas, sino también políticas y estratégicas. Rusia ve a África como un potencial socio clave en su visión de un orden mundial multipolar. Ahí es donde se establecen los lazos de Rusia con países como Zimbabue y Sudán.

Zimbabue ha sido objeto de sanciones financieras occidentales desde principios de la década de 2000 por acusaciones de violencia, torturas y asesinatos de opositores al presidente durante la época de Mugabe. Rusia permaneció al lado de Zimbabue y, junto a China, vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para aplicar un embargo de armas en 2008, además de criticar las sanciones occidentales.

Rusia exporta madera, trigo, fertilizantes, vagones de trenes y electrónica a Zimbabue. Hay empresas rusas implicadas en proyectos de minería de oro y diamantes. El comercio de armamento supone el 39 por ciento de la industria de defensa rusa. "Las armas rusas son buenas. Eso es algo universalmente reconocido. Las armas rusas también son más baratas. No hay razón para que los países africanos no quieran comprarlas", dice IrinaFilatova,profesora de Historia en la Escuela Superior de Economía de Moscú. A diferencia de otros países exportadores de armas, los acuerdos con Rusia no implican condiciones políticas ni de derechos humanos en los países receptores.

De momento, Rusia tiene asegurada su posición en los mercados de armas africanos. Sin embargo, los expertos creen que China cada vez jugará un papel más importante en ese terreno. Actualmente, China abastece del 13 por ciento de las armas importadas por África. "Chinaestá creciendo como país exportador de armamento y muestra patrones similares a Rusia en el sentido de facilitar material sin poner condiciones políticas", explica Filatova, quien, sin embargo, no considera al gigante asiático como amenaza para el armamento ruso en África.

(ms/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda