La ESA colaborará con la estación lunar | Ciencia y Ecología | DW | 28.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

La ESA colaborará con la estación lunar

El anuncio de Rusia y Estados Unidos de construir una estación orbital lunar no sorprende a la ESA, dice el coordinador de las agencias internacionales y astronauta Thomas Reiter.

DW: Estados Unidos y Rusia quieren construir una estación lunar orbital permanente, parecida a la Estación Espacial Internacional (EEI), pero algo más pequeña y que gire alrededor de la Luna. ¿Qué papel desempeña Europa en dicho proyecto?

Thomas Reiter: Este paso no nos sorprende. Todas las agencias que participan en el Programa de la Estación Espacial Internacional (EEI), trabajan naturalmente desde hace muchos años sobre ese concepto y naturalmente también la Agencia Espacial Europea (ESA).

Ya estamos involucrados en ese programa, ya que en Brema se construirá el módulo para la cápsula Orion. Será el medio de transporte con el que los astronautas volarían desde la Tierra hasta el Portal del Espacio Profundo.

¿Un módulo europeo podría también formar parte de una estación espacial así?

Definitivamente. El módulo Columbus funciona muy bien desde 2008 como parte de la EEI. Ya hemos acumulado experiencia y ganado el respeto de nuestros socios internacionales. Un módulo habitacional así es justamente una de nuestras posibles aportaciones europeas. Incluso podríamos construirlo junto con Japón. Es uno de los temas que debemos debatir con los países miembros.

Thomas Arthur Reiter.

Thomas Arthur Reiter es coordinador de la ESA.

La decisión de los estadounidenses y rusos es pionera. ¿Qué significa para el futuro de la EEI?

El funcionamiento de la EEI se prolongó hasta 2024 para otros campos de investigación básica y aplicada. Técnicamente puede seguir funcionando hasta 2028.

Los investigadores en Europa quieren seguir trabajando con la EEI, por lo que estamos muy satisfechos de que nuestros programas de investigación puedan seguir ampliándose.

Entonces, ¿la EEI no va a ser reemplazada y acabará en la chatarra?

El Portal del Espacio Profundo no podría sustituir a la EEI. La investigación de órbita baja es muy relevante para los investigadores. Después de la EEI, seguiremos buscando vías para poder continuar con la investigación en órbita baja. El Portal del Espacio Profundo se tiene que entender como un complemento.

¿Para qué necesitamos la EEI si la nueva estación espacial estará en el espacio?

 [...] Es una plataforma de prueba para ciertas tecnologías como, por ejemplo, materiales más ligeros y mejores para la protección contra la radiación.

En la EEI estamos protegidos del campo magnético cósmico por el campo magnético de la Tierra. Cerca de la Luna ya no se da el caso. Es decir que podemos desarrollar tecnologías en la IEE, que se pueden aplicar a una distancia de 300.000 kilómetros de la Tierra.

Así se podría ver el pueblo lunar de la ESA.

Así se podría ver el pueblo lunar de la ESA.

¿Y se regresará a la Luna?

Es naturalmente una cuestión política, pero yo espero que la gente vuelva a pisar la Luna en la segunda mitad de la próxima década. Y sería nuestro deseo que una astronauta europea o un astronauta europeo pudiese lograrlo.

¿Y se trataría de un alunizaje o se podría construir en la Luna una estación permanente?

Ya estamos viendo escenarios en los que no solo realizamos visitas espaciales cortas, sino que construimos una estación espacial permanente, donde la gente puede trabajar durante un largo periodo, de forma similar como en la EEI.

Nuestro director general, Jan Woerner, planteó la construcción de un pueblo lunar en cooperación internacional. Un proyecto que despertó mucho interés.

¿Sería en la parte que nosotros vemos de la Luna o la otra?

Son naturalmente lugares muy interesantes, ubicados en las regiones polares, porque pensamos que ahí puede haber agua. Sería naturalmente excelente para el abastecimiento de una estación permanente.

La parte oculta de la Luna tiene una importancia enorme, porque protege a nuestra Tierra y contribuye a algo muy relevante. La Luna se podría usar como plataforma para desviar grandes objetos con misiles. Hay muchísimos motivos por los que la Luna sigue siendo muy interesante.

Thomas Reiter trabaja en la ESA de coordinador de las agencias internacionales y de la relación con los socios. Con anterioridad fue director de vuelos espaciales tripulados. Como astronauta estuvo 350 días en la estación MIR y en la EEI.

 

Fabian Schmidt (RMR/ER)

DW recomienda