La enigmática “gota” de París: la sensación no es su exposición sino su existencia | Ciencia y Ecología | DW | 18.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

La enigmática “gota” de París: la sensación no es su exposición sino su existencia

Es un ser vivo, pero parece una gota. No tiene cerebro, pero cuenta con 720 sexos. El anuncio de su exposición en París está causando sensación, pero lo más sorprendente es que algo así exista en la naturaleza.

El Physarum polycephalum es un moho conocido como de muchas cabezas”.

El Physarum polycephalum es un moho conocido como "de muchas cabezas”.

Mientras otros animales o plantas no se pueden tocar, el Parc Zoologique de Paris invita expresamente a los visitantes a "venir a frotar esta insólita creatura”, que se puede auto-regenerar. Con la inmensa expectativa despertada, el zoológico de París se ha apuntado un golpe mediático con un ser vivo que, en realidad, fue descubierto hace mucho tiempo. El caso es que conocemos mejor la anatomía y propiedades de un elefante que la de este hongo.

Su nombre real es Physarum polycephalum y se trata de un moho mucilaginoso conocido como "de muchas cabezas”. Vive en zonas sombreadas, frescas y húmedas, entre hojarasca y troncos en descomposición. El Physarum polycephalum es, por lo general, de color amarillo, y se alimenta de esporas de hongos, bacterias y otros microbios. Es un organismo muy fácil de hacer crecer en cultivos y se utiliza como modelo para los estudios de circulación ameboide y movilidad celular.

Propiedades fascinantes

En algunos aspectos, sin serlo, este organismo unicelular se comporta como un animal, por lo que es predilecto objeto de investigación. El Physarum polycephalum no tiene ni ojos ni cerebro, pero puede reconocer la comida y orientarse en un laberinto. 

Pero eso no es todo. Este ser vivo se comporta como un animal, sin tener la anatomía de uno. A pesar de faltarle la boca y el estómago, una vez que ha localizado la comida, la digiere con la ayuda de una enzima que excreta. Comportamiento y procesos que los científicos aún no han logrado descifrar.

"La gota”, una especie que desafía las leyes de la biología 

"La gota” o "Blob”, como se ha dado en llamar a este organismo, le debe su nombre a la película de ciencia ficción "Blob, un horror sin nombre", del año 1958. En ella, una criatura alienígena devora todo lo que se interpone en su camino.

Pero este criatura de muchas cabezas tiene propiedades aún más sorprendentes, por no decir aterradoras. Mientras muchos seres que poseen cerebro no saben cómo usarlo, el Physarum polycephalum no tiene cerebelo y, sin embargo, aprende cosas y transmite sus conocimientos a sus congéneres.

Y si le parece extraño que algunos humanos pidan una reasignación de género porque no se identifican con el que nacieron, o que incluso algunos peces un día sean hembras y al siguiente machos, ¿qué decir de estos unicelulares que gozan de 720 sexos?

Su reproducción empero, no es comparable a la de los animales. Este moho se multiplica mediante la llamada conjugación. Los genes se transfieren directamente de una célula donante a una receptora. Un acto para el que estos organismos han desarrollado 720 variantes diferentes. Esto les permite reproducirse con una gran cantidad de diversos congéneres. La fusión de las células, como en los mamíferos, no ocurre.

Bruno David, director del Museo de la Naturaleza de París, se lo dijo a la revista alemana Spiegel: "La gota es uno de los grandes misterios de la naturaleza".

(er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda