La cumbre de Viena termina sin conclusiones definitivas | El Mundo | DW | 13.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La cumbre de Viena termina sin conclusiones definitivas

Habrá nuevos encuentros debido a la complejidad de las negociaciones de expertos para definir los detalles del acuerdo al que las potencias del G+5 e Irán llegaron en noviembre sobre el desarme nuclear de Irán.

Este viernes (13.12.2013), la Unión Europea anunció que las conversaciones entre Irán y los expertos de seis potencias para resolver los detalles de implementación del acuerdo nuclear tomado el pasado mes de noviembre son complejas y necesitan más tiempo. Tras cuatro días de conversaciones a nivel de expertos en Viena para resolver los diversos pasos técnicos para que Teherán detenga su programa nuclear, la conclusión es que el asunto requiere más trabajo.

El acuerdo provisional del 24 de noviembre, alcanzado después de conversaciones maratonianas en Ginebra, es visto como un paso adelante para resolver un estancamiento de una década. Irán está bajo sospecha de buscar, de manera encubierta, obtener la capacidad para fabricar armas nucleares, una acusación que Teherán niega.

"Más trabajo"

Expertos de Irán, Estados Unidos, Francia, Alemania, Gran Bretaña, China, Rusia y la Unión Europea (UE) trabajaron durante una reunión del 9 al 12 de diciembre en la sede central del organismo de control nuclear de la ONU para ponerse de acuerdo sobre cómo llevarlo a la práctica. Pero, antes de volver a reunirse, consultará en sus respectivos países. "Después de cuatro días de conversaciones largas y detalladas, que reflejaron la complejidad de los temas técnicos discutidos, quedó claro que se necesita más trabajo", dijo Michael Mann, portavoz de la jefa de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton. "Ahora habrá consultas en las capitales, con la expectativa de que las conversaciones técnicas continúen pronto", agregó.

La oficina de Ashton está coordinando las conversaciones con Irán en nombre de las seis potencias involucradas en la diplomacia con Teherán, que afirma que su programa nuclear es enteramente pacífico y busca construir plantas de energía atómica. Mann no dio detalles sobre si algún punto particular causó problemas. Varios diplomáticos aseguraron que fue muy difícil traducir el acuerdo de Ginebra en un plan de acción, pero que había voluntad para superar las diferencias. El acuerdo obliga a Teherán a restringir su programa nuclear a cambio de un alivio limitado de las sanciones internacionales que han afectado su economía productora de petróleo.

MS (Reuters/Afp)

Publicidad