La bendición del gran banco de peces | Global Ideas | DW | 17.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

La bendición del gran banco de peces

Para poder alimentar a la creciente población en Pacífico Sur, los pescadores tendrán que cambiar su estrategia e incluir al atún.

Las flotas pesqueras en los arrecifes de coral en Vanuatu tienen un problema: capturan cada vez menos peces. Esto se debe a que arrecifes de coral están desapareciendo y con ellos los peces que viven en zonas poco profundas cerca a la costa. Como consecuencia, disminuye la provisión tradicional de alimentos para los habitantes del país insular. Las otras islas del Pacífico se encuentran ante una situación similar. A la contaminación de los océanos, se suma el aumento de la temperatura y la acidificación progresiva de las aguas. Los dos últimos fenómenos son consecuencia del cambio climático. La composición química de los océanos no había cambiado tan drásticamente en 55 millones de años. Esto explica el por qué de la pérdida de biodiversidad en los arrecifes de coral y su consecuente desaparición.

Menos peces para aún más bocas

Menschenmasse Indonesien

La principal causa de la creciente escasez de alimentos es el incremento de la población en la región. El cambio climático agrava aún más el problema.

Johann Bell es un experto en pesca que trabaja para la Comunidad del Pacifico SPC, una alianza de estados y territorios del Pacífico con sede en Nueva Caledonia - una isla del Pacífico a 1.500 kilómetros al este de Australia-. La institución estudia exhaustivamente los cambios en la región. Bell calcula que para el año 2050, la pesca en los arrecifes de coral podría disminuir en un 20 por ciento. Según el experto, el descenso en el número de capturas tiene consecuencias de largo alcance. Se observa que la brecha está creciendo entre la cantidad de peces disponibles en los arrecifes y la cantidad necesaria para alimentar a la población. Actualmente, esta brecha ya alcanza 4.000 toneladas por año. A la reducción de los arrecifes se añade un problema más: el rápido crecimiento de la población en el Pacífico sudoccidental, que desde hace años agrava la situación. Se calcula que para el año 2030 la población de los países insulares podría aumentar en un 50 por ciento y requerirá de 150.000 toneladas adicionales de pescado al año.

Thunfischschwarm

En las aguas territoriales de los ocho Estados del Pacífico, Micronesia, Kiribati, Naurú, Palaos, Papúa Nueva Guinea, Tuvalu, las Islas Marshall y las Islas Salomón habita un cuarto de la población mundial de atún.

Doris Soto, de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) y experta en el estudio de los efectos del cambio climático en el sector pesquero en particular, explicó que un incremento del volumen de captura en los arrecifes aceleraría aún más su desaparición. "Un ecosistema que no se gestiona de forma sostenible, especialmente en el caso de la sobrepesca, empeora sustancialmente los efectos del cambio climático", advirtió Soto. A fin de evitar la sobrepesca en los arrecifes en las islas del Pacífico, se recomienda no extraer más de 3 toneladas de pescado por kilómetro cuadrado al año de las 50 a 100 toneladas existentes.

El pescado es la principal fuente de proteína para los isleños. Sin embargo, debido al evidente decrecimiento de la pesca en los arrecifes de coral ya no será posible alimentar la creciente población. De ahí que el inminente declive de la pesca costera tendrá un efecto directo y amenaza la alimentación de los habitantes. Por ende, Vanuatu, así como la mayoría de otros estados insulares, tendrá que buscar fuentes alternativas de proteína. ¿Pero dónde?

Se puede, por ejemplo, recurrir a la acuicultura de la tilapia del Nilo. Este es un pez que se puede criar en estanques o cuencas de agua dulce. La Comunidad del Pacífico (SPC) recomienda recurrir a la acuicultura de agua dulce ya que en el futuro lloverá más en esta región lo cual permitirá criar la tilapia del Nilo en regiones que hasta ahora disponían de poca agua.

Thunfischfang

Los pescadores con sus pequeñas embarcaciones tienen que navegar más lejos para capturar el atún que para la pesca en los arrecifes de coral.

Sin embargo, según la SPC, la mejor respuesta a la pregunta de cuáles serían las fuentes alternativas de alimentos se encuentra en los grandes bancos de peces que habitan un poco más lejos de la costa: el atún. Estos enormes bancos en el Pacífico suroeste podrían ayudar a cerrar la brecha cada vez mayor entre la disponibilidad de alimentos y las necesidades de la población. De ahí que, a largo plazo, el atún podría complementar la dieta de los habitantes del archipiélago. Esto significa, sin embargo, que la pesca debe transformarse y adaptarse.

Un nuevo método que atrae al atún hacia la costa

Los pescadores habituados a pescar en los arrecifes con sus pequeñas barcazas ya han empezado a alejarse cada vez más de la costa. Pero esto requiere más combustible y resulta demasiado caro para los pescadores. Para solucionar esto, la SPC recomienda la instalación de los llamados dispositivos de concentración de peces (DCP). Se trata de plataformas flotantes o balsas simples que están ancladas al fondo del mar con largas cuerdas. El atún y otras criaturas marinas buscan al alero de estas balsas protección de sus depredadores. Vanuatu ya está haciendo pruebas con los DCP. Desde mediados de año, una de estas balsas está posicionada en la intersección entre las islas Nguna, Pele y Efate, y facilita el acceso a una valiosa fuente de alimentos a treinta comunidades. "Ahora, nuestros pescadores pueden pescar cerca de sus lugares de residencia", dijo Mariwota, jefe de la aldea de la comunidad Taloa, en un informe realizado por la Comunidad del Pacífico y la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional. Ambas entidades apoyan el proyecto piloto en Vanuatu. Según el informe, la buena pesca es segura.

La pesca accesoria para los mercados locales

Fischereiboot Neuseeland

La venta de licencias para la pesca a las flotas extranjeras es una importante fuente de ingresos para muchos países insulares del Pacífico.

Un proyecto propuesto por la Comunidad del Pacifico prevé que las grandes flotas extranjeras que capturan el atún a gran escala en la región también contribuyan a mejorar el abastecimiento de pescados a la población costera. Además de los atunes gigantes, estas flotas pescan muchas criaturas marinas que son demasiado pequeñas para su posterior procesamiento en las fábricas de conservas. Por eso los arrojan nuevamente al mar: esta es la denominada captura accesoria. Desde hace años que esta práctica es objeto de graves críticas por parte de los ecologistas. De ahí que la Comunidad del Pacífico propone que en el futuro la captura accesoria beneficie a la población local. El científico John Bell sostuvo: "Exigimos que se obligue a las flotas a llevar la captura a tierra y venderla a la población de las ciudades, antes que emprendan el viaje de regreso a sus países de origen con la carga de atún".

El investigador propone además que los Estados insulares otorguen menos licencias de pesca a las grandes compañías navieras extranjeras. "Los Estados deberían utilizar más de estas licencias con el fin de alimentar a su propia gente", acotó Bell. Este es un consejo que podría ser útil para los otros países como Papúa Nueva Guinea y Palaos. La provisión del atún, la principal fuente alternativa de proteína, se verá también afectada por el cambio climático. "Nuestros estudios recientes han demostrado que a causa del cambio climático, el atún se dirigirán hacia el Este y a regiones subtropicales", explicó Bell. Como resultado de ello, los volúmenes de captura en la parte más occidental a finales de siglo podrían reducirse hasta un tercio mientras que aumentarían proporcionalmente en el Este.

Afortunadamente, los países en los archipiélagos del Pacífico ya han desarrollado un mecanismo de asignación de cuotas que les ayuda a resolver pacíficamente los conflictos de distribución causados por el cambio climático. El llamado Vessel Day Scheme (VDS, por sus siglas en inglés) es un sistema que limita la cantidad y al mismo tiempo divide entre los Estados interesados ​​la cuota del atún a pescar con licencias libremente negociables. "El sistema fue diseñado para que todos los países se beneficien del atún por igual, ya que estos cardúmenes siempre se han desplazado de un lugar a otro, pero también es una buena medida de adaptación al cambio climático", concluyó Bell.

Los pescadores de Vanuatu pueden esperar encontrar en el futuro más atunes en sus aguas.

Enlaces externos