1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW
EconomíaArabia Saudita

La ambiciosa visión de futuro de Arabia Saudí se tambalea

Cathrin Schaer
2 de julio de 2024

Pistas de esquí y una megaciudad sin coches en el desierto: el programa futurista de Riad "Visión 2030" es ambicioso y caro. ¿Quizás demasiado caro?

https://p.dw.com/p/4hmHu
Vista generada digitalmente de la ciudad aún no construida de "The Line" en Arabia Saudí.
En un principio, la ciudad de rascacielos "The Line" iba a albergar a 1,5 millones de personas. Según los últimos planes, solo vivirán allí 300.000 personas.Imagen: picture alliance/abaca

Cuando se presentó el plan en 2015, muchos observadores quedaron asombrados por su envergadura y audacia. Al fin y al cabo, los planes de "Visión 2030", el gran proyecto de Arabia Saudita tras el fin del auge del petróleo, incluían ambiciosos planes. Entre ellos, una pista de esquí en el desierto, una ciudad dedicada exclusivamente al sector del deporte y el entretenimiento, y una nueva megaciudad sin coches y neutra en carbono también en medio del desierto. El nombre de la ciudad: Neom.

"Visión 2030", impulsada en particular por el príncipe heredero Mohamed bin Salman, pretendía cambiar la percepción de Arabia Saudí en el ámbito internacional. Los proyectos individuales se veían como una señal de la modernización del país, religiosamente conservador, gobernado por una familia real autoritaria que apenas tolera la disidencia política o social.

Sin embargo, algunas cosas han cambiado desde 2015, hasta el punto de que varios ministros ya han explicado en los últimos meses cómo y en qué medida se reducirá la "Visión 2030".

Retrasos y adaptaciones

Ya en diciembre, el ministro de Finanzas, Mohamed al-Jadan, anunció que se retrasarían algunos proyectos. En abril, explicó en una conferencia del Foro Económico Mundial en Riad que Arabia Saudí se estaba adaptando a las circunstancias actuales.

Por ejemplo, la hilera de rascacielos espejados en el desierto llamada "The Line" -uno de los subproyectos más importantes de Neom-, que en principio iba a tener 170 kilómetros de longitud, ahora sólo se realizará en una distancia de poco más de dos kilómetros.

No es la primera "adaptación" de Neom. Inicialmente, el proyecto debía estar terminado en 2030; ahora, es probable que tarde 20 años más. Los costos debían ascender a unos 500.000 millones de dólares (468.000 millones de euros). Sin embargo, los observadores no descartan que el presupuesto pueda elevarse ahora hasta los 2 billones de dólares (1,87 billones de euros).

Un hombre observa una pantalla que muestra una vista del "Centro de Bienvenida" de Qidiyya (Arabia Saudí), que ofrece información sobre el proyecto "Visión 2030".
Vista del "Centro de Bienvenida" de Qidiyya (Arabia Saudí), que ofrece información sobre el proyecto "Visión 2030".Imagen: Tu Yifan/Xinhua/picture alliance

Falta de recursos financieros

Según los analistas, la dependencia del precio del petróleo hace que los proyectos de "Visión 2030" sean susceptibles a las fluctuaciones. Según el Fondo Monetario Internacional, Arabia Saudí necesita un precio del petróleo de unos 96 dólares (89,8 euros) por barril para hacer realidad "Visión 2030". En lo que va de año, el precio del barril de crudo, que suele utilizarse como indicador del mercado petrolero, ha pasado de unos 70 dólares en enero a sólo unos 81 dólares este mes.

Además, el medio de comunicación económica Bloomberg informó recientemente que Arabia Saudí se ha convertido en el mayor emisor de bonos entre los mercados emergentes, superando a China en este aspecto por primera vez en más de una década.

Los bonos del Estado se emiten para financiar el gasto público; son un tipo de préstamo por el que el Gobierno emisor paga intereses a los obligacionistas. Como informa Bloomberg, los saudíes están pidiendo prestado más que nunca para compensar la falta de inversión extranjera directa.

¿Peligra "Visión 2030"?

"Dada la combinación de factores, sólo se puede concluir que Arabia Saudí está haciendo actualmente algunos malabarismos con la política económica", afirma Robert Mogielnicki, del Arab Gulf States Institute, en Washington.

Sin embargo, para Mogielnicki, la situación de "Visión 2030" no es ni tan espectacular ni tan desastrosa como a veces se retrata. "La realidad se encuentra en un punto medio".

Algunas partes de "Visión 2030" se están desarrollando aparentemente bien. Según un informe publicado en febrero por el banco de inversiones estadounidense Citigroup, se han hecho "progresos significativos", por ejemplo, en cuanto a la proporción de mujeres en la población activa, la proporción de población local propietaria de su vivienda y los ingresos procedentes de sectores no relacionados con el petróleo.

Mogielnicki también cree que los saudíes "aún pueden jugar muchas cartas" a la hora de hacer realidad sus planes de futuro. Sin embargo, el proyecto se tambalea actualmente y aún queda mucho trabajo por hacer.

(gg/rml)