Líder serbio amenaza con la ″disolución″ de Bosnia tras prohibirse negar genocidio | Europa | DW | 23.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Líder serbio amenaza con la "disolución" de Bosnia tras prohibirse negar genocidio

Milorad Dodik reaccionó con malestar ante la decisión del alto representante de la ONU, quien agregó un complemento al Código Penal que castiga el negacionismo.

Milorad Dodik.

Milorad Dodik.

El miembro serbio de la presidencia colegiada de Bosnia y Herzegovina, Milorad Dodik, amenazó este viernes (23.07.2021) con la "disolución" del país balcánico, después de que el Alto Representante de Naciones Unidas impusiera una enmienda al Código Penal por la que queda prohibido negar el genocidio y los crímenes de guerra cometidos en el país y glorificar a criminales de guerra.

"Quien apruebe, niegue, disminuya significativamente o trate de justificar el crimen de guerra de genocidio, el crimen de lesa humanidad o un crimen de guerra, determinado por una sentencia confirmada, será castigado con pena de prisión de seis meses a cinco años", señala el texto con el que el alto representante Valentin Inzko complementó el Código Penal bosnio.

Esta prohibición no pudo ser adoptada antes debido a la oposición de los representantes serbobosnios del país balcánico, devastado entre 1992 y 1995 por la guerra. Inzko, un diplomático austríaco de origen esloveno, recurrió a sus competencias especiales para imponer el anexo pocos días antes de que el 1 de agosto expire su mandato y sea reemplazado por el alemán Christian Schmidt.

Amenazas de Dodik

Dodik rechazó inmediatamente el decreto y negó el genocidio de Srebrenica, cuando fueron asesinados más de 8.000 varones bosnios musulmanes a manos de tropas serbias. "El genocidio no ha ocurrido y eso es una evaluación duradera de todos nosotros. No vamos a sucumbir a las decisiones que provienen del alto representante", dijo.

El líder serbio aseguró que Inzko "ha puesto la lápida a Bosnia-Herzegovina” y adelantó que la República Serbia de Bosnia iniciará ahora el proceso de separación del país. "Inzko continúa cometiendo crímenes contra el pueblo serbio. Con esto ha mostrado que odia a los serbios”, dijo Dodik, quien llegó a acusar al padre del diplomático austríaco de haber sido miembro de la Gestapo, la policía secreta nazi.

En Belgrado, el ministro serbio del Interior, Aleksandar Vulin, dijo que la decisión de Inzko es un "acto de venganza", que debe ser "impedida o ignorada". Por su parte, representantes bosnios musulmanes elogiaron la decisión del alto representante. "Por fin hay base legal para castigar a los que niegan el genocidio. Inzko puede irse ahora de este país como alguien que será inscrito en su historia", dijo el presidente de la Asamblea de Srebrenica, Camil Durakovic.

DZC (EFE, AFP)

DW recomienda