Kribi: de pueblo pescador al mayor puerto de África central | El Mundo | DW | 02.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

Kribi: de pueblo pescador al mayor puerto de África central

Hasta hace poco, la localidad costera de Kribi era solo un pueblo de pescadores en Camerún. En los próximos años se construirá ahí el mayor puerto de África central, con capital y empresas de China.

El Puerto Autónomo de Kribi es uno de los mayores proyectos de la ofensiva de inversiones chinas en África. Cuando esté listo, se convertirá en el mayor puerto profundo de África central. Con un costo de más de mil millones de euros, el proyecto será financiado en un 85 por ciento por el banco chino Exim (The Export-Import Bank of China), mientras que el gobierno de Camerún asumirá el resto de los gastos. La constructora estatal China Harbour Engineering Corporation (CHEC) estará a cargo de la construcción. También se planea ampliar la infraestructura de transporte en la región.

Más información:

-China abre en el Cuerno de África su primera base militar en el extranjero

Recursos minerales para China

Camerún espera que la construcción del puerto impulse su economía y descongestione el puerto de Duala, la ciudad más poblada del país. Por su parte, China tiene la mira puesta en los cercanos yacimientos de hierro, a los que se podrá acceder por medio de una red ferroviaria y vial, que también se planea construir.

El pueblo entero de Lolabe tuvo que hacer sitio para este proyecto. La empresa china CHEC construyó nuevas viviendas para los 300 habitantes del pueblo. Sin embargo, puesto que muy pocos poseen documentos que prueben que son dueños de sus terrenos, la mayoría de los habitantes recibió una indemnización insuficiente y fue obligada a abandonar su pueblo natal de la noche a la mañana.      

Desbordante corrupción

Y como si eso no fuera suficiente, de los 36 millones de euros que el primer ministro Philémon Yang puso a disposición para la indemnización en 2010, tres años después solo habían sido pagados 22 millones. El resto del dinero probablemente acabó en los bolsillos de funcionarios corruptos.   

Los habitantes de Lolabe se quejan además de que no se benefician de la construcción del puerto. Y es que solo se ha contratado a personas de otras partes de Camerún. Esto se debe a que la mayoría de la gente de la región de Kribi no cuenta con las cualificaciones necesarias.

Mientras que los cameruneses critican las duras condiciones laborales, sus jefes chinos hablan de una mala moral laboral. No será fácil tender puentes entre las diferentes culturas. Los trabajadores chinos viven en campamentos cerrados junto al puerto con viviendas, oficinas y un comedor propio con un cocinero chino. Los cerca de 300 trabajadores del país asiático raras veces abandonan las instalaciones portuarias. Casi no hay contacto con los habitantes locales, que esperaban que los chinos compraran sus productos.

Julius Schenkel (VT/ERS)     

DW recomienda

Publicidad