Kenyatta en La Haya polariza a Kenia | El Mundo | DW | 08.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Kenyatta en La Haya polariza a Kenia

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, comparece ante la Corte Penal Internacional, que decidirá si abre un proceso en su contra. Las acusaciones de crímenes contra la humanidad dividen al país africano.

Aunque la comparecencia de Kenyatta el miércoles (08.10.14) en La Haya no implica la apertura de un proceso, aún quedan asuntos sin respuesta que deberán ser discutidos. Los magistrados de la Corte Penal Internacional, sin embargo, amenazaron a Kenyatta con dictar una orden de arresto internacional contra él en caso de que no acuda personalmente al tribunal. Una vez que finalice la audiencia que comenzó el pasado martes, 7 de octubre, se decidirá acerca de una posible fecha para el inicio del proceso. Tres veces se había pospuesto ya el juicio contra el presidente de Kenia. En la conferencia, asimismo, se presentó también el responsable de la acusación, Fatou Besouda.

Kenyatta y su vicepresidente, William Ruto, están acusados de crímenes contra la humanidad por su implicación en los disturbios que tuvieron lugar tras las elecciones de 2007, en los que presuntamente incitaron a la expulsión, la violación y la muerte de sus opositores. Según las estimaciones, más de mil personas fallecieron durante las revueltas. “Mi conciencia está tranquila. Soy inocente”, dijo Kenyatta el pasado lunes (06.10) ante el Parlamento.

Uhuru Kenyatta Präsident Kenia Abflug nach Den Haag

Uhuru Kenyatta antes de partir hacia La Haya.

“En La Haya no voy a comparecer como presidente de Kenia”, dijo Uhuru Kenyatta durante su discurso a la nación antes de embarcarse en un vuelo regular hacia Europa, en el que viajó como ciudadano keniata para, según él, “proteger la soberanía de Kenia”.

“Un insulto para los africanos”

En Kenia la población respondió con sentimientos enfrentados a la decisión de Kenyatta de asistir como acusado a la llamada del Tribunal de La Haya. La campaña llevada a cabo el pasado otoño por el Parlamento de Kenia y la Unión Africana dio como resultado un gran rechazo por parte de un sector de la población que, de forma crítica, acusa a la Corte Penal Internacional de ser un “instrumento neocolonial”. En Nairobi, un transeúnte aseguró que “es humillante que Kenyatta tenga que viajar a La Haya. Socava la dignidad de un presidente. ¿Por qué no puede comparecer por videoconferencia? Es un insulto para todos los africanos”.

Por el contrario, hay kenianos que valoran positivamente el viaje. “ Es importante que haya ido a La Haya, por las consecuencias que puede tener a largo plazo en lo que a las relaciones con el resto del mundo se refiere”, replicó otro transeúnte. “ Es una señal de que nadie está por encima de la ley”, apostilló otra persona.

Víctimas de la violencia exigen justicia

Muchas víctimas de aquellas represalias pusieron grandes esperanzas en el enjuiciamiento de la Corte Penal Internacional. “Pensé que La Haya sería parecido al cielo”, aseguró Audi Felistus Akoth, a cuyo hijo de 14 años disparó en la pierna un policía durante los disturbios. El problema es que muchos testigos clave decidieron retirar cargos, posiblemente tras haber sido intimidados. Según el acta de enjuiciamiento, el Gobierno de Kenia no habría aportado documentos importantes con el fin de sabotear la investigación. “Ahora ya no confío en que se hará justicia en La Haya”, añade Audi. Y es que el funcionario que disparó a su hijo, tras salir impune, fue trasladado a otra área.

DW recomienda

Publicidad