Kenia confirma intento de hackeo en elecciones | El Mundo | DW | 10.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Kenia confirma intento de hackeo en elecciones

Tal y como sospechaba el líder de la oposición, Raila Odinga, hubo un intento de hackeo que hoy ha confirmado la Comisión Electoral del país. Pero fracasó, asegura dicha Comisión.

La Comisión Electoral keniana confirmó este jueves (10.08.2017) que unos hackers trataron de acceder a la base de datos electoral del país, tal y como sospechaba el líder de la oposición, Raila Odinga, pero fracasaron. "Los informes preliminares indican que se intentó un hackeo, pero no tuvo éxito", dijo el presidente de la Comisión, Wafula Chebukati, sin dar más detalles.

Odinga había dicho que los hackers manipularon el sistema de votación en las elecciones del pasado martes (08.08.2017). La oposición ha rechazado los resultados provisionales de las elecciones, que sitúan al presidente, Uhuru Kenyatta, a la cabeza con el 54,3 por ciento de los votos válidos, contados en 39.966 de los 40.883 centros de votación. El líder de la oposición Odinga ha recibido hasta ahora el 44,8 por ciento de los apoyos, pero asegura que los resultados reales le dan la victoria con 8 millones de votos frente a 7,6 millones obtenidos por Kenyatta.

La Super Alianza Nacional, la NASA, de Odinga asegura que los resultados están "totalmente distorsionados", porque no fueron confirmados con las firmas de los representantes de los partidos en los centros de votación. Sin embargo, los observadores electorales encontraron solo unas pocas irregularidades. La votación fue valorada en general como "buena" por los observadores de la Unión Europea en los bastiones del Gobierno y la oposición, "sin señales de manipulación centralizada o localizada", según la misión de observación de la UE. 

Miedo a ataques de Al Shabaab

"Por el momento no parece que haya ninguna irregularidad" en el envío de resultados, dijo el ex secretario de Estado norteamericano John Kerry, que lideró otra misión de observadores, del Centro Carter.  Si Kenyatta ganase un segundo mandato de cinco años, las acusaciones de fraude podrían provocar violencia étnica, como ocurrió en 2007. Aquel año, las elecciones estuvieron marcadas por las acusaciones de que se cometió un fraude que impidió la victoria de Odinga, lo que condujo al recrudecimiento de la violencia y la muerte de 1.200 personas.

Según el Ministerio del Interior, "el país entero" se encuentra en calma. En un comunicado, asegura que todos los "sospechosos de malas prácticas electorales" han sido arrestados y la vigilancia en las fronteras se ha incrementado para desalentar que posibles terroristas interrumpieran la votación. Además, el ministerio informa de que ha detendio a cuatro sospechosos de terrorismo. Había preocupación por que el grupo islamista somalí Al Shabaab realizara ataques en el país durante las elecciones.

MS (dpa/efe)

 

DW recomienda

Publicidad