Karsai: “La violencia aumenta en Afganistán” | El Mundo | DW | 27.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Karsai: “La violencia aumenta en Afganistán”

El expresidente afgano Hamid Karsai habló con DW sobre la crisis que persiste en su país y los factores subyacentes, incluyendo la falta de sensibilidad estadounidense en la guerra contra el terrorismo.

DW: ¿Cómo describiría la situación de seguridad en Afganistán tras más de 16 años de intervención de tropas de la OTAN y de Estados Unidos?

Karsai: La situación dista desgraciadamente de lo que anhelaríamos. Las bombas y la inseguridad marcan nuestro día a día. La violencia aumenta. Una porción mayor que antes del país es controlada por fuerzas ajenas al Gobierno. Tras 16 años de lucha contra el terrorismo surgen nuevos grupos terroristas en Afganistán. "Estado Islámico” ha aparecido.

Lea también:

Falta una estrategia para Afganistán

Opinión: Para EE.UU., la guerra de Afganistán continúa

¿Cuál es pues el mayor obstáculo para la paz?

Hay dos factores. A aquellos que afirman que el motivo radica en el propio Afganistán, les digo: no, eso es falso. El pueblo afgano colaboró con la comunidad internacional plenamente, con un gran deseo de paz, bienestar y democracia. Los factores decisivos de la inestabilidad de Afganistán están fuera. El papel de Pakistán es de todos conocido. Las zonas de repliegue que hay allí, los campos de entrenamiento, las fuentes de financiamiento, el respaldo ideológico (al terrorismo). El segundo factor, igualmente importante, es la forma en que se ha aplicado la estrategia estadounidense en Afganistán. La manera extremadamente poco sensible de los estadounidenses en la guerra contra el terrorismo, es decir, las víctimas civiles, la construcción de cárceles en Afganistán, la vulneración de nuestra soberanía, nuestras viviendas, cultura y valores: todo eso junto ha llevado a la situación actual.

Su sucesor, el presidente Ashraf Ghani, se propone celebrar elecciones parlamentarias el próximo año. Expertos lo consideran poco realista, en vista de los problemas de seguridad. ¿Qué opina usted?

Esperamos que las elecciones se celebren. Ya es bastante tarde para eso. La Constitución debe vivirse. El gran deseo de llevar a cabo elecciones está presente. Si será posible, es otro asunto. Pero tenemos que atenernos a como dé lugar al camino democrático, y las elecciones parlamentarias forman parte de él.

¿Cuál es a su juicio la máxima prioridad actualmente en Afganistán?

Sobre todo tenemos que reflexionar sobre qué es lo que ha funcionado mal. Dónde están nuestros errores, dónde cometieron errores los Estados Unidos, dónde tienen culpa nuestros vecinos. Tenemos que analizar la situación y elaborar soluciones. Y, con tal fin, el mejor foro es la Loya Yirga, la gran asamblea tradicional afgana. Personas de diferentes clases y grupos, pueden decidir juntas qué es lo mejor para hacer avanzar al país.

Afghanistan Kabul Loja Dschirga (DW/H. Sirat)

Imagen de la Loya Yirga celebrada en 2013 en Kabul.

¿Tal asamblea haría innecesarias las elecciones parlamentarias?

¡De ninguna manera! La Loya Yirga sólo debe preparar las elecciones y el trabajo del Parlamento,  debe respaldar el proceso parlamentario y no reemplazarlo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, quiere aumentar la presencia de tropas en Afganistán. Usted se ha mostrado contrario a esos planes. Pero en 2009, cuando Ud. era presidente, también se incrementaron las tropas estadounidenses. "¿Qué ha cambiado desde entonces?

También entonces estuve en contra. (…) No se trata de reparos ideológicos, sino de la vida en Afganistán. La falta de paz, la falta de seguridad, la falta de esperanza en el futuro.

Justamente por eso, muchos afganos escapan del país. ¿Concuerda Ud. con la apreciación del Gobierno alemán de que hay zonas seguras en Afganistán?

Sí, las ciudades son seguras. De vez en cuando hay atentados con bombas, pero eso nos afecta a todos. Mis hijos también viven allí. Al igual que millones de afganos, con sus hijos. Nuestros jóvenes deberían quedarse en el país, hacer su aporte y trabajar en su país.

¿Así que está de acuerdo con que Alemania envíe a afganos de regreso a casa?

Aquellos (que no obtienen asilo) deben regresar con orgullo a Afganistán y encontrar allí su lugar. Aquellos que han encontrado acogida en Alemania,  deben contribuir al éxito de la integración. También tengo un consejo para el Gobierno alemán: junto con sus socios europeos, debe emprender conversaciones con Estados Unidos. Un fracaso en Afganistán afecta también a Alemania. Alemania debe interceder porque Estados Unidos escoja el camino correcto, es decir, el que abra a los afganos una perspectiva de paz y normalidad. Alemania puede desempeñar un papel, con Europa, con Estados Unidos, con nuestros vecinos y las grandes potencias regionales, para alcanzar ese objetivo de retener a nuestros jóvenes en el país.

DW recomienda

Publicidad