Junta birmana presenta nuevos cargos contra Suu Kyi por supuesta corrupción | El Mundo | DW | 13.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Junta birmana presenta nuevos cargos contra Suu Kyi por supuesta corrupción

La líder y nobel de la paz enfrenta además seis cargos en su contra entre los que se cuentan violación a normas anticovid e incitación a la agitación pública.

La junta militar birmana presentó nuevos cargos por supuesta corrupción contra la líder del Gobierno depuesto, Aung San Suu Kyi, detenida desde el golpe de Estado del pasado 1 de febrero, según informó este martes (13.07.2021) uno de sus abogados.

En un mensaje enviado a Efe, el letrado Khim Maung Zaw, indicó que las acusaciones incluyen cuatro delitos por supuesta corrupción presentados ante el Alto Tribunal de Mandalay, que tiene previsto aceptar los cargos el próximo 22 de julio.

"Las alegaciones no son claras, ya que los abogados no pueden ver los primeros informes y otros documentos de la policía. Solo cuando los abogados sean designados en su momento por el tribunal tendrán acceso a las copias certificadas de los documentos", explicó Khim Maung Zaw.

Los abogados han negado todos los cargos contra la nobel de la paz, que ya pasó 15 años bajo arresto domiciliario en distintos periodos bajo la anterior junta militar (1988-2011). Actualmente, la exmandataria, de 76 años, se enfrenta desde el mes pasado a un juicio en la capital, Naipyidó, por cinco cargos variopintos como la incitación a la agitación pública, la violación de las normas contra el covid-19 y la importación ilegal de "walkie-talkies". En un tribunal de Rangún también fue acusada de vulnerar la Ley de Secretos Oficiales, el cargo más grave castigado con hasta 14 años de prisión.

Según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), la fuerzas de la junta militar han matado al menos a 902 personas, en su mayoría manifestantes muertos por los disparos de los soldados y policías, y han detenido a otras 6.640.

Además de un movimiento de desobediencia civil, las autoridades se enfrentan a nuevas milicias armadas civiles, otras guerrillas éticas y a un fuerte incremento de los contagios del covid-19, que ha llevado a la escasez de oxígeno para los pacientes graves.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido liderado por Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales.

mn (efe, afp)

DW recomienda