Johannes Gutenberg | Sociedad | DW | 04.04.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

Johannes Gutenberg

"La imprenta es un ejército de 26 soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo" dijo Gutenberg, y no sin razón.

Retrato de Johannes Gutenberg

Retrato de Johannes Gutenberg

Johannes Gutenberg nació bajo el nombre de Johannes Gensfleisch zur Laden en Maguncia hacia el año 1400; su padre era orfebre y director de la Casa de la Moneda en Maguncia; su apellido viene de la mansión donde se crió, Zum Gutenberg.

Galerie Bundesländer - Johannes Gutenberg-Denkmal in Mainz

Monumento conmemorativo a Johannes Gutenberg en Maguncia

Por influencia de su familia aprendió el oficio de la orfebrería y la acuñación de monedas desde pequeño y se dedicó a ello hasta cumplir los treinta años, cuando el partido de los gremialistas quitó del poder a los patricios y Gutenberg se vio obligado a huir. En 1428 se refugió en Estrasburgo.

De mal en peor

En Estrasburgo Gutenberg se asoció con Hans Riffe, Andreas Dritzehn y Andreas Heilmann para enseñar el oficio de talla de piedras preciosas y la manufactura de lentes a cambio de un sueldo; al mismo tiempo Gutemberg experimentaba en secreto para perfeccionar la técnica de impresión y grabación. La obsesión del impresor acabó por llamar la atención de sus socios, con los que firmó un contrato en 1438, aprovechando la oportunidad para financiar su proyecto. Sin embargo, la muerte inesperada de uno de los socios hizo que los hermanos de éste reclamaran una parte del negocio, a lo que Gutenberg no accedió. El problema se solucionó en un juicio, que ganaron los demandantes.

Rheinland-Pfalz Mainz

Panorámica de la plaza del mercado en Maguncia

Tras el fracaso de Estrasburgo, Gutenberg regresó a Maguncia para intentar recaudar fondos. Así dio con Johann Fust en 1450, con quien dos años después y junto al calígrafo Peter Schöffer fundó Das Werk der Bücher. En 1455 completaron su primera y más reconocida obra, la "Biblia de 42 líneas o de Mazarino" (el primer ejemplar encontrado se hallaba en la biblioteca del cardenal). Se trata de las Escrituras de San Jerónimo recopiladas en un libro de 1.280 páginas con 42 líneas de cada hoja. Actualmente solo quedan 47 ejemplares y son considerados los libros más codiciados del mundo.

No obstante, ese mismo año Fust, que esperaba beneficios inmediatos, acabó por denunciar al impresor, que prefería la perfección a la producción en masa. Una vez más, Gutenberg perdió el juicio y, con él, su imprenta.

Se vio sumido en la miseria, hasta que en 1465 recibió protección económica del arzobispo de Maguncia, Adolfo II de Nassau, quien, de hecho, le nombró miembro de la Corte real y le eximió de pagar impuestos.

Gutenberg murió en Maguncia el 3 de febrero de 1467 y fue enterrado en la iglesia franciscana de la misma ciudad.

Un invento revolucionario

Contra lo que se cree, Gutenberg no inventó el método de

Die Gutenberg Bibel

Un ejemplar de la "Biblia de 42 líneas"

impresión, sino que lo perfeccionó: Ya en la antigua Mesopotamia se utilizaban piedras grabadas con barro para hacer impresiones; y desde el siglo VI d.C. también utilizaban los chinos tipos (piezas con letras grabadas) de madera para imprimir escritos.

Sin embargo, la técnica del inventor agilizó y abarató en proceso de impresión de libros, contribuyendo a la alfabetización de la población europea y, con ello, a la expansión del libre pensamiento. A comienzos del siglo XVI ya estaba regularizado el uso de la imprenta en Alemania, Italia, España, Francia, Suiza e Inglaterra.

DW recomienda