Jesse Marsch deja de ser entrenador del RB Leipzig | Europa al día | DW | 06.12.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa al día

Jesse Marsch deja de ser entrenador del RB Leipzig

Jesse Marsch.

Jesse Marsch.

El estadounidense Jesse Marsch dejó de ser entrenador del RB Leipzig tras la derrota del viernes ante el Union Berlin, que puso al equipo en la undécima posición de la Bundesliga a cuatro puntos de los puestos europeos y a siete de la zona de Champions.

Según informa el club, el RB Leipzig y Marsch han decidido "de mutuo acuerdo" separar sus caminos tras "un análisis en profundidad y discusiones intensas" después del partido de la Bundesliga contra Union Berlin.

"Jesse Marsch será liberado con efecto inmediato y el entrenador asistente Achim Beierlorzer se hará cargo del equipo antes del próximo partido en casa contra el Manchester City. Próximamente se anunciará el sucesor de Jesse Marsch", anunció.

El RB Leipzig también recibirá este martes al Manchester City con el objetivo de clasificarse para la Liga Europa tras perder toda opción de llegar a octavos de final de la Liga de Campeones. El Brujas podría arrebatarle la plaza.

Oliver Mintzlaff, director ejecutivo del RB Leipzig, admitió que "no fue fácil" tomar esta decisión porque tiene al técnico "en alta estima como persona y como entrenador". "Es una pena que las cosas no hayan salido como esperábamos", dijo.

"No estamos cumpliendo nuestras expectativas y con esta decisión queremos generar un nuevo impulso. Independientemente de esto, creo que nuestros jugadores tienen un deber y espero que nuestro equipo, que es muy fuerte en términos deportivos, muestre su potencial y calidad en el campo de manera más consistente de lo que lo ha hecho recientemente".

Marsch, que con anterioridad había dirigido en el Montreal Impact, el Red Bull New York y el Red Bull Salzburgo se hizo cargo del equipo germano para reemplazar a Julian Nagelsmann, que fichó por el Bayern Múnich. (EFE)