Israel vuelve a bombardear un recinto administrado por la ONU | El Mundo | DW | 03.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Israel vuelve a bombardear un recinto administrado por la ONU

Al menos 10 refugiados perecieron en el ataque, que Naciones Unidas calificó de “acto criminal”. Estados Unidos también fustigó la acción.

Un ataque aéreo lanzado este domingo (03.08.2014) por la aviación militar de Israel sobre una escuela gestionada por Naciones Unidas en Rafah, al sur de la Franja de Gaza, dejó diez palestinos muertos y 30 heridos, en la segunda operación similar contra un colegio en menos de una semana. Testigos aseguran que un misil lanzado por un avión fue el responsable de la tragedia. Atacar hospitales y escuelas es considerado crimen por las Leyes de Guerra.

Cientos de palestinos se refugiaban en el lugar, tras haber escapado de sus hogares debido a los enfrentamientos de las tropas de Israel contra los milicianos de Hamás. Ashraf Goma, líder del partido Al Fatah y residente en Rafah, dijo a la agencia Reuters que las fuerzas militares estaban atacando la ciudad por aire, tierra y mar. “Los cuerpos de los heridos sangran en las calles y hay otros cadáveres en la calle sin que nadie los recupere”.

Goma añadió que había visto a un hombre “en un carro tirado por un burro que llevaba siete cuerpos al hospital. Hay cuerpos guardados en refrigeradores de helados, en neveras para flores y verduras”, especificó. El pasado miércoles, al menos 15 palestinos que se habían refugiado en una escuela de la ONU en Jabaliya murieron luego de que un misil cayera en el lugar.

“Acto criminal”

El ataque de este domingo es ya el quinto contra recintos de la ONU y provocó el inmediato repudio del secretario general de la institución, quien calificó la acción como “un ultraje moral y un acto criminal”, además de recordar que se trataba de “otra grave violación de la ley humanitaria internacional”. Ban Ki-moon añadió que se ha “informado repetidamente a las Fuerzas Armadas de Israel del lugar de las instalaciones”, que deben ser zonas seguras.

“Este ataque, junto a otras violaciones de la legislación internacional, debe ser investigado rápidamente y los responsables deben pagar por ello”, defendió Ban. “Esta locura debe detenerse”, subrayó el secretario general. Incluso Estados Unidos, el mayor aliado de Israel, calificó el bombardeo como “una vergüenza” y una portavoz llamó a las autoridades israelíes a tomar mayores resguardos. El Ejército, por su parte, reconoció el ataque, que habría tenido como objetivo a tres “terroristas” de la Jihad Islámica que pasaban cerca de la escuela.

DZC (dpa, Reuters, EFE, AP, AFP)

DW recomienda

Publicidad