Israel declara a Günter Grass persona non grata | Alemania | DW | 08.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Israel declara a Günter Grass persona non grata

El escritor alemán Günter Grass tiene prohibido viajar a Israel. En su poema “Lo que hay que decir”, Grass censuró a Tel Aviv por amenazar a Irán con un ataque militar preventivo que podría “exterminar al pueblo persa”.

En 1999, cuando la Unesco decidió celebrar el Día Mundial de la Poesía cada 21 de marzo, lo hizo con la intención de evitar que la lírica cayera en el olvido, opacada por expresiones artísticas más populares y formas de comunicación de uso más frecuente en la sociedad contemporánea. Nadie podía imaginar que el receptor del Premio Nobel de Literatura de ese año, el escritor alemán Günter Grass, atizaría una polémica internacional trece años más tarde con un poema de su autoría centrado en las fricciones entre Israel e Irán.

Grass envió el poema en cuestión, Lo que hay que decir, a las redacciones del diario alemán Süddeutsche Zeitung, del español El País, del italiano La Reppublica y del estadounidense The New York Times. Sólo este último se abstuvo de publicarlo; el resto lo hizo el 4 de abril, causando un revuelo inmediato por el carácter explosivo de sus nueve estrofas escritas en prosa, por lo que puede leerse entre las líneas de sus juegos de palabras y por la hoja de vida de quien las escribió. Israel acaba de declarar a Grass persona non grata.

Gedicht «Was gesagt werden muss» Günter Grass

Muchos alemanes están de acuerdo con los planteamientos hechos por Grass en su poema.

Este 8 de abril, un vocero del ministro israelí de Relaciones Interiores, Eli Yishai, informó que el reconocido intelectual alemán tiene prohibido poner pies en ese territorio, alegando que el poema de Grass busca estimular “el odio contra Israel y su pueblo” y propagar “las mismas ideas que [Grass] apoyó en el pasado de manera abierta, al portar el uniforme de las SS”. Esas declaraciones hacen alusión al servicio que Grass prestó durante la Segunda Guerra Mundial en las Waffen-SS, un detalle que el propio escritor dio a conocer hace un lustro.

También el ministro israelí de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, criticó a Grass durante un encuentro con el primer ministro italiano, Mario Monti. Lieberman señaló que las palabras del autor son una expresión de cinismo y que intelectuales como él estaban dispuestos a “sacrificar a los judíos en el altar de los antisemitas”. Su homólogo alemán, Guido Westerwelle, fustigó al escritor por el contenido de su poema, diciendo que “colocar a Israel e Irán en el mismo nivel no es una observación aguda, sino absurda”.

El poder de las palabras

Günter Grass in Israel

Günter Grass (derecha) en Israel en la década de los sesenta, junto al ex primer ministro de ese país Levi Eschkol.

El creador de El tambor de hojalata se convirtió en blanco de severos reproches dentro y fuera de Alemania tras criticar a Israel por planear una ofensiva militar preventiva contra Irán, un escenario que ha sido objeto de mucha especulación en los últimos meses. A sus ojos, el ataque israelí busca destruir instalaciones atómicas persas de cuya existencia no existen pruebas concretas, corriendo el riesgo de “exterminar al pueblo iraní”, cuando el objetivo debería ser someter el potencial nuclear de Irán e Israel al escrutinio internacional.

El Gobierno de Tel Aviv considera a Irán como su principal enemigo, sobre todo después de que su presidente, Mahmud Ahmadineyad, amenazara reiteradamente con “borrar al país del mapa”. De ahí que a Grass se le atribuya una visión distorsionada de los hechos cuando desestima las provocaciones del líder de Teherán, tildándolas de fanfarronadas, y cuando describe el poderío nuclear de Israel como un peligro para la de por sí precaria paz mundial. El escritor de 84 años también condenó la venta de armas a Israel por parte de Alemania.

Westerwelle sostuvo que el programa iraní de enriquecimiento de uranio continúa pese a las críticas del mundo. “Irán se niega desde hace años a cooperar abiertamente con los supervisores de su programa atómico y viola así el derecho internacional”, advirtió Westerwelle en entrevista con el semanario amarillista Bild am Sonntag, agregando que Irán “tiene el derecho de usar la energía atómica con fines civiles, pero no de apertrecharse con armas nucleares. El que minimice esta amenaza está cerrando los ojos a la realidad”.

Lo que la prensa germana ha evitado enfatizar hasta ahora es el hecho de que muchos alemanes están de acuerdo con los planteamientos hechos por Grass, sobre todo después de que el escritor precisara sus argumentos para rebatir las acusaciones de antisemitismo que llovieron sobre él. El movimiento pacifista local, promotor de las marchas contra la guerra que tuvieron lugar a principios de Semana Santa, han defendido al autor y celebrado su poema como un llamado a que se solucione la “cuestión iraní” sin violencia.

Autor: Evan Romero-Castillo
Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda

Publicidad