Irritaciones entre la UE y Cuba | Política | DW | 01.04.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Irritaciones entre la UE y Cuba

La reunión prevista entre la UE y Cuba para el próximo 6 de abril ha sido suspendida. Todo parece indicar una relación con el delicado estado de salud de los presos en huelga de hambre en la isla caribeña.

default

La muerte del disidente Orlando Zapata habría disparado la suspensión de la reunión. Si bien el Ministerio de Exteriores español no adujo estas razones en el aplazamiento - todavía aún sin una nueva fecha prevista – en círculos diplomáticos se teme que este sea el motivo de la anulación.

Orlando Zapata Tamayo gestorben

Foto de Orlando Zapata en una puerta en La Habana.

La presidencia actual de la UE está a cargo de España y es el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, en representación de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, el responsable de organizarla.

Crónica de una muerte anunciada

Zapata fue detenido en 2003 acusado de haber conspirado contra el Estado y de desacato a la autoridad. Con solamente 42 años de edad y luego de 85 días de huelga de hambre, falleció el 24 de febrero tras las rejas sin habérsele otorgado una solución humanitaria. El Parlamento Europeo condenó oportunamente la muerte del huelguista, exigiendo a Cuba la liberación de todos los presos políticos y de conciencia, avances democráticos y un mayor contacto de la EU con los disidentes.

Guillermo Farinas

Guillermo Farinas

El también opositor Guillermo Fariñas lleva ya 31 días en huelga de hambre encontrándose en estado “grave, pero estable” según la información suministrada por su madre, Alicia Hernández. Fariñas, miembro de la red de “periodistas independientes”, reclama la excarcelación de 26 disidentes políticos con problemas de salud. En vano fue el ofrecimiento del gobierno español de asilo político, ya que Fariñas no lo ha aceptado al preferir permanecer en la isla, para ver cumplido su objetivo.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) ha denunciado a su vez que otros dos disidentes se encuentran en huelga de hambre. Se trata del médico Darsi Ferrer, con 12 días de ayuno y reconocido por Amnistía Internacional como “preso de conciencia”, y de Franklin Pelegrino del Toro, quien con su huelga de hambre lleva ya un mes en apoyo a Fariñas. El portavoz de la Comisión, Elizardo Sánchez, teme por la vida de Fariñas, ya que el deterioro de su salud es inevitable, agravado por las secuelas de huelgas anteriores.

No cortar el diálogo

Bert Hoffmann, investigador especializado en la realidad política cubana del Instituto de Estudios Latinoamericanos, con sede en Hamburgo, cree que “la suspensión de la reunión no podrá salvar directamente las vidas de los huelguistas, ya que dependen de muchos otros factores”. Agregó que no cree que se dé una solución humanitaria en tan corto tiempo, especialmente para Fariñas, quien se encuentra en una situación muy delicada de salud. Hoffmann piensa que la Unión Europea tuvo un par de actitudes loables desde el momento en que Raúl Castro tomó el poder, como el buen gesto de suspender ciertas sanciones diplomáticas. En su opinión es importante que no se vuelva atrás en lo logrado hasta el momento. “Creo que el diálogo no debería cortarse”, agregó.

Cuba tiene la particular situación que tanto las fuerzas independientes como grupos opositores al régimen no han logrado aún articularse, si bien, según la opinión del investigador alemán, las protestas en forma de huelgas de hambre han logrado dar nuevos impulsos a la oposición.

Democracia, derechos humanos y apertura

“Los reclamos por los derechos humanos en la isla no deben dejarse de lado, pero a su vez éstos no tienen que utilizarse como pretexto para ensombrecer las relaciones económicas y los intercambios culturales llevados a cabo hasta el momento”, compartió Hoffmann. Hizo recordar que el compromiso de la UE es la difusión de la democracia y el respeto de los derechos humanos tanto en Cuba como en todo el mundo. “Un diálogo constructivo es el que deberá prosperar entre Europa y Cuba”, opinó. Ante la inquietud de si durante la titularidad del belga Louis Michel al frente de la comisión para el Desarrollo y Ayuda Humanitaria de la UE las relaciones con Cuba eran más fructíferas, Hoffmann opina que “eran difíciles y ahora se dio un paso atrás”. Aunque no lo atribuye a cambios en la política europea, sino más bien a cuestiones específicas en la isla generadas desde el advenimiento de Raúl Castro al poder, de quien se esperaba una mayor apertura y pluralismo, que en los hechos no se han concretado.

Autor: Erick Prillwitz

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad