Irak: primer ministro detiene ataques sobre áreas pobladas | El Mundo | DW | 13.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Irak: primer ministro detiene ataques sobre áreas pobladas

Haider al Abadi cumple así con una condición impuesta por los líderes tribales sunitas para unirse a la lucha contra el Estado Islámico.

La lucha del gobierno central de Bagdad contra las fuerzas del Estado Islámico (EI) que controlan un tercio del territorio de Irak dio un nuevo paso este sábado (13.09.2014), luego de que el primer ministro Haider al Abadi anunciara que ordenó a las fuerzas militares dejar de bombardear las áreas residenciales controladas por los extremistas, en un intento por proteger a la población civil.

De esta manera, Al Abadi cumple con una condición impuesta por líderes tribales sunitas, que solicitaron al gobierno cesar los bombardeos indiscriminados si querían contar con su respaldo en la lucha contra EI. La autoridad dijo que esta medida, sin embargo, no significa que los combates bajarán de intensidad, y aseguró que se perseguirá a los radicales islamistas allí donde se encuentren, aunque protegiendo la integridad de la población civil.

“Hace dos días ordené detener los bombardeos de localidades habitadas por civiles incluso aunque esté ahí Daesh", señaló Al Abadi, utilizando un acrónimo árabe para definir al grupo sunita. “No queremos ver más víctimas inocentes”, dijo en una rueda de prensa en Bagdad recogida por la web Alsumaria News. Posteriormente confirmó su decisión mediante un mensaje en su cuenta de Twitter.

ONU saluda decisión

Diversos grupos de derechos humanos habían denunciado que los bombardeos llevados a cabo por la Fuerza Aérea de Irak sobre zonas controladas por EI habían sido lanzados de forma indiscriminada sobre objetivos civiles. La decisión de Al Abadi fue saludada por el representante de la ONU en Irak, Nickolay Mladenov, quien señaló que “la protección de civiles y proteger su seguridad es una prioridad suprema para las Naciones Unidas”.

“Daremos prioridad a las personas desplazadas y estableceremos un programa gubernamental para hacer frente a los problemas de los desplazados y para garantizarles una vivienda y una mensualidad”, afirmó el primer ministro, que el pasado lunes 8 de septiembre formó un gabinete para intentar poner orden en Irak. Al Abadi también lamentó que la comunidad internacional demorara “varios meses” en decidirse a ayudar al país en su lucha con los radicales.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

Publicidad