Irak: Bush acelera en un callejón sin salida | La prensa opina | DW | 12.01.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

La prensa opina

Irak: Bush acelera en un callejón sin salida

La decisión del presidente estadounidense de reforzar sus tropas en Irak sigue provocando comentarios en la prensa europea, que analiza las repercusiones regionales y los problemas internos de Bush.

Bush en aprietos, también en casa.

Bush en aprietos, también en casa.

Financial Times, de Londres: "El rumbo trazado por George W. Bush en Irak ciertamente no es una estrategia que conduzca al éxito, cualquiera que sea el significado actual de esta palabra que el presidente estadounidense utiliza con una desesperación cada vez mayor. (...) Dos cosas están claras: Bush tiene apenas el apoyo de uno de cada cuatro estadounidenses para su decisión de enviar a Irak 20.000 soldados de refuerzo. Pronto no tendrá el respaldo de nadie si se sigue desgarrando, de manera aún más sangrienta, el ya indescifrable entramado étnico y religioso de Irak. En segundo lugar, esta política no puede reparar un Irak traumatizado por la tiranía y la guerra, y luego quebrado por la invasión y la ocupación. Pero podría llevar al Cercano Oriente a un nuevo nivel de caos, que podría desbordar hacia las regiones vecinas y las capitales occidentales".

Presidente solitario

Nepszabadsag, de Budapest: "Por primera vez Bush contraviene en forma abierta a sus generales, que rechazan categóricamente el incremento de las tropas en Irak. El presidente se ha quedado solo, tanto en casa como en el extranjero. En el tono de su voz se podía percibir humildad; admitió haber cometido errores y asumió la responsabilidad. Bush ya tiene claro que su política hacia Irak se halla en un callejón sin salida. Ahora sólo debería comprender que, en semejante situación, la solución no consiste en apretar el acelerador".

Más que Irak

Die Welt, de Berlín: "Nadie debería hacerse ilusiones; la situación comienza a apuntar hacia una gran batalla final por el Cercano y Medio Oriente, a un cambio de régimen en Damasco y Teherán. Desde el comienzo no fue Saddam Hussein el único que estaba en la mira, al igual que el 8 de mayo de 1945 (día de la capitulación alemana tras la II Guerra Mundial) no se trataba únicamente de Alemania. En ese entonces había que proteger de Stalin a la democracia en toda Europa occidental. Ahora ocurre algo similar con respecto a la región situada entre el Mediterráneo y el Golfo Pérsico".

Razones internas

Le Monde, de París: "No cabía esperar que el presidente estadounidense abjurara de las convicciones que lo condujeron hacia el camino que hoy no tiene salida en Irak. (...) La nueva correlación de fuerzas en Estados Unidos tenía que inducirlo a no ceder. Bush no puede dar la impresión de claudicar ante sus rivales del Partido Demócrata -por cierto divididos- porque en tal caso se habría puesto a merced de un congreso que le es hostil. Y eso sería una pesada hipoteca para sus dos últimos años en la Casa Blanca. Si la estrategia de 'la última oportunidad' da frutos, Bush afirmará su paso a la historia como aquel que se mantuvo firme en la 'guerra global contra el terrorismo'. Pero si sólo se alarga la lista de los planes que luego se vuelven a desechar, Bush simplemente estaría traspasando el lastre iraquí a su sucesor".