Irán: ¿golpe de Estado? | Política | DW | 17.06.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Irán: ¿golpe de Estado?

Mientras la violencia crece en Teherán, dos cineastas iraníes hablan en Bruselas sobre el supuesto fraude electoral y el futuro de Irán.

default

Miles de iraníes salieron a la calle a protestar por el resultado electoral.

En Irán aumenta la presión sobre los medios de comunicación por parte del gobierno de Mahmud Ahmadineyad. Los partidarios del derrotado candidato opositor Mir Hussein Mussavi decidieron continuar hoy miércoles sus protestas en Teherán contra el supuesto fraude electoral, luego de que la fuerzas policiales reprimieran brutalmente a los manifestantes, con un saldo de siete muertos y varios periodistas encarcelados.

Ya el martes los partidarios de Mussavi habían protestado contra los resultados de los comicios, que resultaron en una victoria para Ahmadineyad, alegando un fraude. A pesar de que el Estado iraní prohibió las protestas, los iraníes salieron a la calle.

Comunicándose a través de mensajes de texto, según informa la emisora alemana Deutschland Funk, los manifestantes

Demonstration in Deutschland zu den Wahlen in Iran

Protestas en Berlín.

se reunieron en la plaza central de Haft-e-Tir. Pero las protestas se extendieron también a otras ciudades iraníes, si bien no se sabe cuántas personas participaron de las manifestaciones.

El gobierno de Irán amenazó a todos los medios online con medidas represivas, informa la agencia AP, y los bloggers se vieron obligados a retirar sus artículos de la red. A pesar de ello, las páginas web de grupos opositores a Ahmadineyad anunciaron más protestas para hoy por la tarde.

El desarrollo de los acontecimientos en Irán no sólo preocupa en EE.UU., donde Obama dijo que “los gobiernos no deberían proceder así con sus pueblos”. También hubo críticas de parte de los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea durante una reunión en Bruselas a comienzos de esta semana con respecto al proceder de las fuerzas del orden iraníes.


Más que fraude, golpe

También crece el escepticismo acerca de los planes del programa atómico de Irán. En el Parlamento europeo, el grupo parlamentario de Los Verdes invitó a dos cineastas iraníes: Marijane Satrapi, conocida creadora del cómic Persépolis, que trata con humor la situación de las mujeres en Irán, y Mohsen Machmalbaf, quien estuvo junto a Mussavi durante la noche electoral.

“No soy política, sino artista”, dijo Marjane Satrapi en

Marjane Satrapi bei der Premiere von Persepolis in New York

Marjane Satrapi.

conversación con Deutsche Welle. La cineasta remarcó que no pertenece a ningún partido, pero que en este momento siente la obligación de participar del debate sobre el resultado de las elecciones en su país. Persépolis es una historieta y también un film en el que la autora describe su propia juventud en el Irán musulmán. Satrapi está segura de que fue Mir Hossein Mussavi quien obtuvo la mayoría de los votos, y no el presidente Ahmadineyad.

“Si no se hubiese producido un fraude, no habría manifestaciones en Irán. ¿Cree usted que en un país en el que un 56 por ciento votó por Ahmadineyad millones de personas saldrían a la calle a protestar? Eso es imposible”, enfatiza Satrapi.

Según el director de cine Mohsen Machmalbaf, más que manipulación o fraude, se trató de un golpe: “Ya entrada la noche del viernes el comité electoral llamó por teléfono al Sr. Mussavi para comunicarle que había sido elegido presidente. Mussavi ya estaba preparando su discurso, cuando altos mandos militares entraron a su despacho y le explicaron que no habría ninguna revolución democrática. Eso fue un golpe de Estado. Poco después, la televisión iraní anunciaba que el Sr. Ahmadineyad había ganado las elecciones, y que se prohibía cualquier reunión de más de cuatro personas.”

La violencia puede aumentar

Con el correr de los días el gobierno iraní reacciona cada vez con más nerviosidad a las manifestaciones. Marjane Satrapi cree que la violencia del Estado y la represión masiva a los medios de comunicación y a la libertad de prensa hacen prever lo peor. “No hay que olvidar que esta gente está armada, es violenta y mata. Eso puede tornarse peligroso, puede haber muchos muertos, pero la gente de todos modos sigue saliendo a la calle. Hay un enorme hambre de democracia en el pueblo iraní. Prueba de ello es que la gente sabe muy bien que al protestar está arriesgando la vida.”

Los corresponsales extranjeros no pueden abandonar sus oficinas desde el martes 16 de junio. En las ciudades, cada vez más personas utilizan portales como Facebook o Twitter para estar al tanto de las manifestaciones y los sucesos. “Ahmadineyad tiene en sus manos el ejército, la televisión y todos los medios de comunicación. El pueblo iraní ni siquiera puede comunicarse por teléfono fijo o móvil, o por sms, y se censura el Internet. Los iraníes necesitan ayuda para que su voz vuelva a escucharse. La gente quiere democracia y paz, no armas nucleares. Quieren hacer valer su voto”, comenta Mohsen Machmalbaf.

Ambos artistas piensan que es bueno que la Unión Europea haya demostrado su preocupación sobre la situación iraní, y también que haya exigido explicaciones. Si la UE hubiese reaccionado con vehemencia, el gobierno iraní tendría una excusa para juzgar esa actitud como una intromisión de Occidente y ganarse así la simpatía de un sector de la población.

Marjane Satrapi acentúa que “Más que nada se necesita tiempo en Irán. Y por eso el resto del mundo se debe tomar tiempo para reconocer al actual presidente Ahmadineyad como vencedor de estas elecciones. “No hay que olvidar que más del 60 por ciento de la población iraní tiene menos de 30 años. La gente joven ansía más libertad, y quiere sobre todo encontrar su lugar:”

Autora: Cristina Papaleo

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad