Informe de la ONU denuncia graves crímenes contra niños en Siria | El Mundo | DW | 05.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Informe de la ONU denuncia graves crímenes contra niños en Siria

Los rebeldes sirios cuentan en sus filas con niños soldado, mientras que el gobierno en Damasco tortura a menores de edad en sus calabozos, según se desprende de un informe de la ONU.

Este miércoles (5.02.2014), el Comité de Naciones Unidas para los Derechos de los Niños dio a conocer un informe en el que acusa a las dos partes enfrentadas en la guerra civil siria de graves crímenes contra los niños.

Según los autores del documento, entre las más de 100.000 víctimas mortales que han dejado los combates hay al menos 10.000 niños. El empleo de niños soldado fue comprobado solo entre los opositores. No obstante, las tropas de gobierno son responsables de la muerte de muchos niños, indica el informe de 18 páginas.

Escuelas y hospitales se han convertido en calabozos

Asimismo, menores de edad son torturados en las cárceles del régimen. Escuelas y hospitales han sido convertidos en calabozos que no cumplen "ni siquiera con los estándares mínimos", añade.

Los rebeldes entrenan a varones de 12 años en el uso de armas para hacerlos combatir o usarlos de centinelas. Otros niños son usados como contrabandistas o cocineros. A otros los hacen limpiar armas, transportar munición o enterrar a muertos. También se emplean niñas para, por ejemplo, hacer llegar medicamentos a la frontera, "una tarea de alto riesgo", concluye el documento.

El empleo de niños soldado hasta ahora solo fue comprobado entre los rebeldes.

El empleo de niños soldado hasta ahora solo fue comprobado entre los rebeldes.

Por otra parte, las tropas del gobierno, al parecer, tomaron a civiles -entre ellos a niños- como rehenes para conseguir la rendición de los rebeldes. De lo contrario, amenazaron con matar a los menores.

Escudos humanos

Mujeres y niños también fueron usados como escudos humanos durante las ofensivas del Ejército del gobierno. En la ciudad de Homs, los soldados sacaron a niños de la escuela e informaron con altavoces que los rebeldes no debían disparar porque el Ejército tenía a los menores en su poder.

El empleo "desproporcionado y sin escrúpulos" de armas pesadas llevó asimismo a la muerte de miles de niños, otros han quedado discapacitados. "Las tropas del gobierno también son responsables de la detención, del arresto arbitrario, maltrato y tortura de niños", señala el documento. También se denuncian casos de violencia sexual contra menores por parte de los soldados del gobierno. Otros han sido golpeados por representantes del régimen con cables, varas de metal y látigos.

VC (dpa, DLF, BBC)

DW recomienda

Publicidad