Inferior a 300.000, el número de inmigrantes ilegales en España | Europa | DW | 13.02.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Inferior a 300.000, el número de inmigrantes ilegales en España

El número de inmigrantes ilegales en España es inferior a las 300.000 personas, afirmó hoy el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, quien de esta forma desmintió los datos del opositor Partido Popular (PP), que asegura que en el país hay 1,1 millones de extranjeros indocumentados.

En palabras de Caldera, cuando llegaron al poder los socialistas en 2004 había en España un millón de inmigrantes irregulares llegados al país durante el anterior gobierno del PP.

Ahora, en cambio, "hay muy pocos, porque no llegan a 300.000", y además la tendencia es a la baja, añadió el ministro.

En este contexto, Caldera rechazó el "contrato de integración" para inmigrantes que el PP quiere implantar en caso de ganar las elecciones legislativas del próximo 9 de marzo y recordó las aportaciones de los extranjeros residentes en España a la economía del país.

Así, detalló que los inmigrantes, que suponen el 14 por ciento de la población activa, ocupan puestos de trabajo "que han quedado vacantes" por los españoles y han contribuido en medio punto porcentual al superávit de las cuentas públicas, que en 2007 superó el dos por ciento del producto interior bruto (PIB).

En la actualidad en España hay casi cinco millones de inmigrantes, alrededor del 11 por ciento de la población.

En opinión de Caldera, el "contrato de integración" propuesto por el PP puede generar "severas distorsiones" en la convivencia entre españoles e inmigrantes. "No sé si es lo que quiere la derecha, puede ser, pero es de una irresponsabilidad absoluta", dijo.

Caldera además defendió el proceso extraordinario de regularización por el que lograron legalizar su situación casi 700.000 indocumentados en 2005 y opinó que no es necesario repetir esa medida.

Según el ministro, el proceso, muy criticado por el PP, fue "ejemplar" y prueba de ello es, agregó, que todos los inmigrantes que fueron regularizados "siguen trabajando".