Incesto: ¿ilegal e inmoral? | Sociedad | DW | 12.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Incesto: ¿ilegal e inmoral?

El incesto seguirá siendo ilegal en Alemania, según la Corte Europea de Derechos Humanos de Estraburgo. El caso de dos hermanos con cuatro hijos conmueve al país, que se debate entre la ley y la ética.

Los hermanos S.

Los hermanos S.

La batalla aún no está del todo perdida para Patrick S. y su medio hermana, pero, de momento, no lleva buen camino. La Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo falló este jueves (12.04.12) que el incesto podrá seguir siendo penado en Alemania sin atentar contra el Convenio de Derechos Humanos europeo.

El juez denegó de esta manera la reclamación interpuesta por Patrick S., que desde hace más de una década mantiene una relación amorosa con su medio hermana y ha estado en varias ocasiones en la cárcel por ese motivo. La pareja tiene cuatro hijos, dos de los cuales sufren de algún tipo de alteración genética. La sentencia no es definitiva y puede ser apelada. La Corte Europea de Derechos Humanos llegó a la conclusión de que en Europa el incesto no está regulado de la misma manera en todos los Estados, aunque, ciertamente, muchos lo prohíben y los que no, prohiben al menos el matrimonio entre hermanos.

Una historia dramática

Los antecedentes del caso son crueles. De hecho, quienes argumentan a favor de la pareja dicen que se trata más de un caso de desestructuración familiar, que de verdadero incesto, pues los hermanos nunca convivieron juntos de pequeños, por lo que no se desarrolló entre ellos el tabú propio de la institución familiar occidental.

La sentencia de Estraburgo confirma que el incesto seguirá siendo ilegal en Alemania.

La sentencia de Estraburgo da vía libre a Alemania para seguir penalizando el incesto

Patrick S. y Susan S. nacieron de la misma madre. Debido al maltrato del padre, a Patrick lo llevaron a una casa de acogida cuando tenía solo 3 años. Dos décadas después, quiso saber de su familia biológica. Solo quedaban su madre y su hermana Susan, de 16 años, nacida de una relación posterior. Tras el reencuentro, la progenitora de ambos murió, lo que estrechó los lazos entre los jóvenes.

En 2001 nació el primero de sus cuatro hijos. Las denuncias de los trabajadores sociales fueron sucediéndose, así como las estancias en la cárcel de Patrick S. Comenzó entonces una batalla legal para tratar de despenalizar el incesto en Alemania, al igual que ya ha ocurrido en países como Francia.

¿Quién tiene derecho a procrear?

La primera denuncia del demandante fracasó en Karlsruhe, y fue ratificada por el Tribunal Constitucional de Alemania. En Estrasburgo, Patrick S. denunció una intromisión en su derecho a la vida privada y familiar. Precisamente, el Tribunal Constitucional de Alemania se había acogido, entre otros argumentos, al de la protección de la familia.

Según el abogado de Patrick S., la sentencia de Estrasburgo implica que habría que establecer una regulación sobre quién puede o no puede procrear

Según el abogado de Patrick S., la sentencia de Estrasburgo implica que habría que establecer una regulación sobre quién puede o no puede procrear

En la sentencia de Estrasburgo se recoge que las relaciones incestuosas entre hermanos pueden dar lugar a familias con problemas genéticos, que suponen una carga social.

El abogado de Patrick S., Endrik Wilhelm, calificó el juicio de “gran decepción” y tiene la sensación de que el juez no se ha ocupado del caso con la debida profundidad. Wilhelm cree que “habría que elaborar una regulación completa sobre quién puede procrear y quién no, ya sea debido enfermedades hereditarias, mujeres que tienen más de 40 años, o personas a las que se les detecta con seguridad que van a tener bebés con alteraciones”.

La sentencia ha desencadenado una candente polémica en los medios alemanes, que se debaten entre la ley y la ética.

Autora: María Santacecilia
Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda