Incendios sin control destruyen cientos de casas en Australia | El Mundo | DW | 06.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Incendios sin control destruyen cientos de casas en Australia

Los bomberos luchaban para contener casi 150 incendios en Nueva Gales del Sur, que se han avivado por fuertes vientos.

Más de un centenar de incendios arden este viernes (06.12.2019) en la costa este de Australia, varios de ellos en la periferia de Sídney, donde se espera que el calor aviva unas llamas que han calcinado centenares de casas.

En el estado de Nueva Gales del Sur, 46 focos arden sin control, incluidos seis bajo la alerta "observar y actuar", que se aplica cuando está en riesgo la seguridad pública, según indicó el Servicio Rural de Bomberos.

El comisionado de este organismo, Shane Fitzsimmons, dijo en rueda de prensa que al menos 683 casas han quedado destruidas a causa de unos fuegos que se expanden por todo el estado y se acercan a grandes zonas urbanas, incluido el oeste de Sídney.

Unos 2.000 bomberos trabajan para contener los fuegos que desde hace días mantienen Sídney cubierta con una espesa capa de humo que ha llevado a las autoridades a considerar la suspensión de varios eventos deportivos previstos durante el fin de semana.

Buschbrände in Australien

El espeso humo que cubre el estado de Nueva Gales del Sur, también llegó a Sidney, la ciudad más grande de Australia.

Más al norte, decenas de focos más afectan el vecino estado de Queensland, donde se prevén temperaturas de 40 grados, doce por encima de lo habitual, y donde los bomberos han ordenado evacuaciones en varias localidades.

La temporada de incendios en Australia varía según la zona y las condiciones meteorológicas aunque generalmente se registran en el verano austral (entre los meses de diciembre a marzo).

Los peores incendios vividos en el país oceánico en las últimas décadas ocurrieron a principios de febrero de 2009 en el estado de Victoria (sureste) y causaron 173 muertos y 414 heridos, y quemaron una superficie de 4.500 kilómetros cuadrados.

jc (reuters, efe)

DW recomienda