Huelga paraliza tráfico aéreo y ferroviario en Grecia | Europa | DW | 27.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Huelga paraliza tráfico aéreo y ferroviario en Grecia

Grecia vivió la segunda huelga general del año, en protesta por la política de ajustes del gobierno. El tráfico aéreo, de ferrocarriles y ferries, así como el trabajo en el sector público quedaron paralizados.

El país vive con ésta la segunda huelga general del año y la número 30 desde mayo de 2010, cuando se puso en marcha el primer rescate de la UE.

El país vive con ésta la segunda huelga general del año y la número 30 desde mayo de 2010, cuando se puso en marcha el primer rescate de la UE.

Más de 20.000 manifestantes (entre 25.000 y 30.000 personas, según la Policía, y entre 35.000 y 40.000, de acuerdo con los organizadores) protestaron en las calles de Atenas contra lo que denominaron en pancartas como el "Medioevo social". Miles de personas se manifestaron también en otras ciudades.

Las protestas –dirigidas contra la política de austeridad del gobierno, el elevado desempleo y el desmantelamiento del sistema social– se desarrollaron mayoritariamente de forma pacífica, informó la policía.

Con el lema "Resistimos" los dos principales sindicatos del país, ADEDY (del sector estatal) y GSEE (del privado) convocaron a una huelga de 24 horas, mientras el Gobierno negocia con la "Troika" (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) un cierre del programa griego que no implique un tercer rescate y más recortes.

Controladores aéreos, médicos, maestros, periodistas…

El paro fue secundado de manera muy amplia, confirmó la confederación de sindicatos del sector público, cuyos trabajadores fueron los más implicados. Debido a la participación de los controladores aéreos, el espacio aéreo griego se mantuvo cerrado todo el día y todos los vuelos fueron anulados. Los ferrocarriles no circularon y el metro, el tranvía y los autobuses lo hicieron solo en ciertas franjas horarias en Atenas y Salónica. Tampoco funcionaron los ferries desde El Pireo hacia las islas Egeas.

A la huelga se sumaron también los funcionarios de las instituciones locales, los maestros, profesores y los trabajadores de las delegaciones de Hacienda y Justicia, así como los de los hospitales públicos, que funcionaron con servicios mínimos para tratar exclusivamente casos de urgencia.

El miércoles habían parado ya los periodistas, por lo que este jueves (27.11.2014) no hubo periódicos impresos. Los reporteros protestan por los numerosos despidos y recortes en pensiones y otros beneficios. Además, cientos de periodistas del sector privado llevan meses trabajando sin recibir sueldo.

La confederación de sindicatos del ámbito privado señaló, por su parte, que la participación en esta huelga fue hasta un 20 por ciento mayor que en la anterior convocatoria. Sin embargo, el paro prácticamente no se notó en el pequeño comercio. El mercado central de Atenas, por ejemplo, siguió con su actividad habitual y todos los puestos de carne, pescado y otros productos contaron con abastecimiento de mercancías.

Alexis Tsipras, líder Syriza, estuvo presente en las protestas.

Alexis Tsipras, líder Syriza, estuvo presente en las protestas.

Gobierno bajo presión

Hastiados tras seis largos años de crisis, los griegos han visto caer su poder adquisitivo en hasta un 30 por ciento como consecuencia de la dura política de ajustes del gobierno. La tasa de desempleo supera el 25 por ciento de la población. Grecia fue rescatada en 2010 por la Unión Europea (UE) con un paquete de ayuda de 240.000 millones de euros pero, a cambio, los griegos tendrán que sufrir recortes durante décadas. De ahí que el país viva con ésta la segunda huelga general del año y la número 30 desde mayo de 2010, cuando se puso en marcha el primer rescate.

Mientras, el Gobierno griego anunció este jueves la posibilidad de que se prolongue el actual programa de rescate, un posible intento de darse un respiro en las complicadas negociaciones que mantiene con la "Troika" y que incluyen temas muy sensibles. Entre ellos el despido antes de finales de año de 5.500 empleados públicos, la reforma de la legislación laboral que permita el despido libre o una nueva reducción de las pensiones.

Se prevé que, de cara a 2015, Grecia cuente con un nuevo préstamo en forma de línea de crédito preventiva que conllevará más condiciones. Estas medidas ponen a la coalición gubernamental en una situación muy comprometida, pues tiene la vista puesta en la posible celebración de elecciones anticipadas a inicios de 2015, cuando el Parlamento debe elegir al nuevo presidente de la República. Para ello el candidato gubernamental necesita el voto de 180 diputados de una Cámara con 300, lo que parece difícil de alcanzar para el Gobierno, a quien todas las encuestas sitúan detrás del principal partido de la oposición, el izquierdista Syriza. En caso de que fracase la votación, la Constitución fija la convocatoria anticipada de comicios.

RML (dpa, efe)

Publicidad