Honecker cumpliría 100 años | Alemania | DW | 25.08.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Honecker cumpliría 100 años

Honecker fue víctima del nazismo y verdugo del pueblo al defender el socialismo real. No logró entender las señales de cambio hasta que fue demasiado tarde y cayó la RDA con la cortina de Hierro.

Leonid Breshnew y Erich Honecker se besan como señal de fraternidad.

Leonid Breshnew y Erich Honecker se besan como señal de "fraternidad".

Fue una figura controvertida cuya biografía reflejó la trayectoria ideológica del siglo XX, en donde jugó un papel protagónico como dirigente de la antigua República Democrática Alemana (RDA). Todavía gobernaba el emperador Guillermo II cuando Erich Honecker nació un 25 de agosto de 1912 en la localidad de Neunkirchen sobre el Saar, en el suroeste de Alemania. Seis años más tarde estallaba la Primera Guerra Mundial. Aprendió el oficio de tejador y por influencia de su padre se afilió al Partido Comunista Alemán (KPD), donde brilló como dirigente local y fue enviado a Moscú a realizar un año de capacitación.

Con la llegada del nazismo el partido comunista fue prohibido, lo que se tradujo para el joven comunista en un tiempo al filo de la navaja, marcado por detenciones arbitrarias, la clandestinidad y constantes huídas al extranjero. No obstante el peligro, Honecker volvió una y otra vez a Alemania para continuar la agitación desde la clandestinidad. En 1935 fue descubierto por la GESTAPO y condenado a diez años de prisión por “alta traición”.

Erich Honecker mit Walter Ulbricht 1950

Erich Honecker y Walter Ulbricht, imagen de 1950.

"Al filo de la navaja"

En 1945 logró huir y pasar de nuevo a la clandestinidad. Al concluir la guerra se unió al comunista y fiel estalinista Walter Ulbricht que volvía del exilio en Moscú. En 1949 Ulbricht fundó la República Democrática Alemana en la zona ocupada por fuerzas soviéticas y asumió la jefatura de Estado.

Siendo dirigente de las juventudes comunistas, Honecker se enamoró de Margot Feist de 22 años. Honecker, de 37, estaba ya casado y sus líos de faldas ocuparon incluso el Politburó, pues tuvo una hija con Margot fuera del matrimonio. En 1955 se separó de su mujer para casarse con Margot, quien después fue ministra de Educación de la RDA de 1963 a 1989.

Como Secretario de Seguridad dentro del Politburo Honecker se convirtió en el hombre políticamente más poderoso después de Ulbricht, y en 1961 le fue asignada la construcción del muro de Berlín, poco antes de sucederlo al frente del Estado y del partido.

Ciudadanos de la ex RDA pisotean la imagen de Honecker en la sede de la Stasi, el serivicio de espionaje.

Ciudadanos de la ex RDA pisotean la imagen de Honecker en la sede de la Stasi, el serivicio de espionaje.

Señales de cambio

Una vez en el poder Honecker aceptó a regañadientes la política de acercamiento que le ofreció el entonces canciller de la República Federal de Alemania (RFA), Willy Brandt, lo que condujo a una relajación de las condiciones de viaje de los ciudadanos germano-orientales. Pero no comprendió, años más tarde, que la huida de decenas de miles de alemanes orientales hacia el oeste, en el verano de 1989, estando el país al borde de la quiebra económica, era el principio del fin.

Michail Gorbachóv había comenzado su Glasnost y no podía seguir apoyándolo. El cambio era inevitable y se lo había advertido con su famosa frase: “el que llega tarde es castigado por la vida”. Poco después Honecker fue destituído por sus propios correligionarios. Aunque huyó a Moscú, fue devuelto a Berlín para ser juzgado por los asesinatos cometidos en el Muro contra supuestos "desertores", ciudadanos que intentaban huír de la entonces RDA hacia Occidente.

Un cáncer lo salvó de la cárcel y pudo viajar a Chile en 1993 para reunirse con su esposa Margot, su hija Sonja y sus nietos. Honecker falleció un año más tarde a los 81 años de edad.

Autor: Tom Goeller/ Eva Usi

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda

Publicidad