Hollande acepta, pero no se disculpa por crímenes de franceses en Argelia | El Mundo | DW | 20.12.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Hollande acepta, pero no se disculpa por crímenes de franceses en Argelia

El presidente francés, François Hollande, admitió hoy en Argel que los 132 años de colonización francesa en Argelia fueron un "sistema profundamente injusto y brutal".

Hollande en Algeria.

Hollande en Algeria.

En un discurso ofrecido ante el Parlamento del país norteafricano, Hollande reconoció que el colonialismo francés supuso un gran sufrimiento al pueblo argelino, que consiguió la independencia en 1962 tras una guerra de ocho años en la que murieron cientos de miles de personas.

El mandatario galo anunció además que Francia abrirá sus archivos que contienen documentos sobre la historia relacionada con Argelia, para posibilitar el dialogo sobre la violencia y la injusticia. Según dijo Hollande, con Argelia podría ocurrir como con Alemania. Tras la Segunda Guerra Mundial, París y Berlín se convirtieron en el motor de la unidad europea y ahora Francia y Argelia podrían ser el motor de la unidad de los países del Mediterráneo, apuntó el mandatario.

El presidente galo, que viajó a la ex colonia en visita de Estado, se negó el miércoles a pedir perdón por el pasado colonial francés. "No vine aquí a mostrar arrepentimiento o (pedir) disculpas", dijo ante la prensa en Argel después de reunirse con el presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika.

Ambos presidentes firmaron una declaración de amistad y cooperación que incluye, entre otros aspectos, una intensificación de la cooperación en áreas políticas y económicas. El fabricante de automóviles francés Renault firmó un acuerdo para la construcción de una fábrica en el país norteafricano, donde se producirán 75.000 vehículos cada año.

La visita de dos días de Hollande, que llegó el miércoles a Argel, se esperaba con tensión, y el tema de las disculpas estuvo en el centro de la atención mediática previa a su llegada. La guerra de la independencia argelina de 1954 a 1962 fue una de las más sangrientas de la historia y marca la relación entre los dos países hasta la actualidad. Muchos argelinos aún esperan una disculpa de Francia por los crímenes cometidos durante la época colonial.

Bajo la presidencia de Jacques Chirac se planeó la firma de acuerdo de amistad entre los dos países. El documento fue aprobado por el Parlamento galo pero generó fuertes protestas en Argelia, pues también hacía referencia a aspectos positivos del colonialismo. El sucesor de Chirac, Nicolas Sarkozy, aparcó el proyecto.

Fuente: dpa

Editor: José Ospina-Valencia