“Hechos alternativos”: peor expresión de 2017 en Alemania | Alemania Hoy | DW | 16.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

“Hechos alternativos”: peor expresión de 2017 en Alemania

Para el jurado, "hechos alternativos" es el peor concepto del año porque busca crear confusión y desviar la atención de los hechos para "hacer presentable una afirmación falsa en un debate público".

Toma de posesión de Obama (izq.) y de Trump (der.).

Toma de posesión de Obama (izq.) y de Trump (der.).

A finales de 2017, ya se eligió la palabra del año: "Jamaika-Aus" (fracaso de la coalición Jamaica). Ahora le tocó el turno al hermano malo. Puntualmente a las diez de la mañana de este martes (16.01.2017), la profesora de lingüística Nina Janich anunció en Darmstadt al ganador: "hechos alternativos" - una expresión usada por primera vez por la consejera del presidente de Estados Unidos Kellyanne Conway durante una entrevista en enero de 2017. Cuando se le preguntó por qué el secretario de Prensa de la Casa Blanca había asegurado que la toma de posesión de Donald Trump contó con el mayor número de asistentes en la historia del país, pese a que las cifras demostraban que eso no era cierto, Conway alegó que estaba dando "hechos alternativos".

Más información:

-Alemania: "Jamaica-Aus" es la palabra del año 2017

-Fundación del español urgente: “populismo”, palabra del año

-El creciente riesgo de las “noticias falsas”

Desde entonces, el presidente Trump repite esta expresión como una especie de mantra. Según Janich, se ha vuelto una práctica cada vez más común reemplazar los argumentos basados en hechos por afirmaciones que no se pueden comprobar. Al referirse a estas como "hechos alternativos" se trata de legitimarlas.

El jurado también había sopesado nombrar peor palabra del año a la expresión "Schuttle-Service" (servicio de transporte shuttle) para referirse al rescate de refugiados en el Mar Mediterráneo y su posterior transporte a Italia. También la palabra "Genderwahn" (locura de género) compitió por el primer lugar. Se ha llegado a usar para designar los esfuerzos que se hacen en pro de la igualdad de género. Ambas formulaciones fueron fuertemente criticadas.

Crear conciencia idiomática   

El jurado recibió cerca de 700 propuestas hasta diciembre del año pasado. Desde 1991 se elige en Alemania la peor palabra del año, es decir aquellos conceptos de la actualidad que vulneran el principio de la dignidad humana o de la democracia, porque discriminan a grupos de la sociedad o son eufemísticos o engañosos.

  

Volksverräter (traidor del pueblo) fue la peor palabra del año en 2016.

"Volksverräter" (traidor del pueblo) fue la peor palabra del año en 2016.

En 2016, la palabra elegida fue "Volksverräter" (traidor del pueblo), un concepto heredado del nacionalsocialismo y utilizado hoy día para criticar al Gobierno y los partidos tradicionales. El objetivo es llamar la atención sobre formas públicas del uso del idioma y apelar a la conciencia y a la sensibilidad.

La expresión "hechos alternativos" fue propuesta 65 veces. Otras palabras fueron "atmender Deckel" (tapa que respira), un término usado en el marco del debate en torno al tope máximo de refugiados, y "Bio-Deutsche" (alemanes biológicos) para designar a los alemanes no nacionalizados.

La migración fue menos relevante

En años pasados, la peor palabra del año había estado relacionada con el debate sobre los refugiados y la inmigración. En 2016 fue "Volksverräter" (traidor del pueblo); en 2015, "Gutmensch" (bienhechor); en 2014, "Lügenpresse" (prensa mentirosa). Este año, el tema de la migración fue menos relevante, dice Janich. La mayoría de las propuestas estaban relacionadas con la formación de Gobierno en Alemania y las declaraciones del presidente Donald Trump.

El jurado está conformado por cuatro lingüistas, un periodista y un miembro temporal que cambia cada año. Toma sus decisiones independientemente de la cantidad de veces que una palabra haya sido propuesta. 

Agencias (VT)

DW recomienda