“Hay que separar a los objetivos militares y a la población civil” | El Mundo | DW | 05.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“Hay que separar a los objetivos militares y a la población civil”

Ya van tres ataques a escuelas de la ONU en Gaza por parte del ejército de Israel. ¿Una clara violación del derecho internacional humanitario? No necesariamente, dice el experto Heintschel von Heinegg.

DW: Según informaciones palestinas, el bombardeo israelí a una escuela de las Naciones Unidas (ONU) el domingo pasado (3 de agosto) causó diez muertos. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, califica el ataque como una violación del derecho internacional, como un acto criminal. ¿Está usted de acuerdo con esto?

Wolff Heintschel von Heinegg: Considero que la postura del secretario general es precipitada, pues sabemos entretanto que los edificios y, en especial, las escuelas de la ONU en Gaza, han sido usadas con fines militares.

¿Pero acaso no gozan los edificios de la ONU de protección especial?

Las instalaciones de la ONU tienen protección especial. Incluso existe un convenio del año 1994 que protege al personal y las instalaciones durante misiones de la ONU. No obstante, estas instalaciones pueden perder su estatus neutral, como sucede con cualquier objeto civil como las escuelas privadas o públicas: cuando una de las partes de un conflicto armado utiliza estos edificios con fines militares, las instalaciones pierden su protección por parte del derecho internacional y se convierte en "objetivos militares admisibles".

¿Vale también durante un ataque a estos objetivos militares admisibles el precepto de moderación?

Prof. Heintschel von Heinegg

Wolff Heintschel von Heinegg

Hay que ser muy cuidadosos al hablar de un precepto de moderación. Usted tiene razón respecto a que, en general, durante un conflicto, el agresor no puede atacar a ciegas, sino que debe tener dos cosas en cuenta: debe garantizar ciertas medidas de seguridad durante el ataque y debe intentar minimizar del mejor modo posible los llamados daños colaterales. Eso significa entonces que un ataque a un objetivo militar admisible no es siempre permitido, ni lo es de modo absoluto. Todo depende de si se puede prever que del ataque surgirán ventajas militares. Y en ese caso, los daños a personas y objetos civiles no pueden ser desproporcionados respecto a la ventaja militar prevista.

Eso también vale para los casos en que Hamás oculta a sus combatientes o armas en instalaciones civiles. ¿Es eso también una violación del derecho internacional humanitario?

Cuando Hamás utiliza objetos civiles con fines militares y, en especial, cuando utiliza a personas como llamados escudos humanos, está claramente violando el derecho internacional humanitario. A esto se le suma que la contraparte del conflicto –en este caso el brazo armado de Hamás– también está obligada a tomar medidas de seguridad. Una de ellas es que hay que separar claramente los objetivos militares, como los depósitos de armas, de los objetos y las personas civiles.

¿Qué alternativas tiene la ONU para probar que hubo una posible violación del derecho internacional por parte de Israel?

Ha habido investigaciones, ante todo por parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, pero por desgracia se trató casi siempre de iniciativas políticas. No hay que olvidar que en los casos de conflictos armados, el derecho penal internacional puede ser aplicado, y que es posible perseguir y castigar crímenes de guerra incluso después del conflicto. Pero hay que ser precavidos con lo siguiente: en el derecho internacional humanitario, lo decisivo es el momento en que se decidió llevar a cabo un ataque. Cuando se demuestra que los responsables del ataque actuaron del mismo modo en que cualquier soldado promedio razonable lo habría hecho, no hay una violación del derecho internacional. Este es el caso incluso cuando más tarde se constata que los daños colaterales fueron mayores que los previstos por el agresor.

Pero eso también significa que entre más información tenga a su disposición una de las partes del conflicto, su posible culpabilidad también es mayor. El ejército de Israel había recibido varias veces información por parte de la ONU sobre la ubicación de las escuelas en Gaza.

En efecto, el derecho internacional humanitario prevé una doble norma para estos casos. La parte del conflicto que tiene más medios a su disposición, en especial medios técnicos, está sujeta también a mayores deberes.

Wolff Heintschel von Heinegg es profesor de Derecho Internacional en la Universidad Europea de Viadrina en Frankfurt del Oder, Alemania.

La entrevista la realizó Peter Hille.

DW recomienda

Publicidad