Haití y el huracán Irma: la prevención es todo | Ciencia y Ecología | DW | 08.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Haití y el huracán Irma: la prevención es todo

El huracán Irma afectó a Haití menos de lo esperado, también gracias a las medidas de prevención. Pero ese país, el más pobre del Caribe, aún sigue dependiendo de la ayuda externa, dice experto.

Deutsche Welle habló sobre el tema con Dirk Guenter, coordinador regional para el Caribe de la organización Deutsche Welthungerhilfe, en Bonn. Guenter es cooperante para el desarrollo y trabaja durante largas temporadas en Haití desde hace 30 años.

Deutsche Welle: El huracán Irma causó en Haití menos destrucción de lo que se esperaba. Si se hubiera dirigido hacia el sur, la situación sería ahora tan catastrófica como en el pasado. En 2010 murieron en Haití cerca de 300.000 personas en un terremoto, en 2016 el huracán Matthew dejó un saldo de 1.000 víctimas mortales. ¿Cómo estima usted la magnitud de los daños esta vez?

Dirk Guenter: Eso todavía no se puede decir con exactitud, ya que la catástrofe aún no ha terminado.

Se esperan graves consecuencias en el noroeste de Haití, en un área con una infraestructura muy débil. Allí se observaron fuertes vientos e inundaciones. El puente que divide Haití y República Dominicana, de 70 años de antigüedad, fue barrido por el agua. Los ríos se salen de su cauce y se producen deslizamientos de tierras. Muchas personas han perdido su hogar porque sus casas están destruidas. Lo más crítico son las masas de agua. Estos problemas se presentan en toda la región, pero en Haití, la infraestructura es mucho más frágil que, por ejemplo, en la República Dominicana. Por eso, Haití se ve afectado mucho más por un fenómeno climático que, por ejemplo, Dominicana u otros países vecinos.

¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrentan ahora los voluntarios?

Todavía no tenemos un cuadro preciso del panorama en el lugar. Pero, posiblemente, los accesos sean difíciles, ya que los puentes fueron destruidos por el agua, y las calles son intransitables debido a los árboles caídos. Primero hay que solucionar esos problemas logísticos. Pero estamos muy bien preparados para la situación en Haití. Ya tenemos voluntarios en el norte del país que conocen muy bien la zona. Tan pronto como el huracán haya pasado, pueden recabar los datos necesarios para saber dónde se necesita ayuda, y qué tipo de medidas tomar. Sin embargo, sabemos, por experiencia, que un huracán puede cambiar su rumbo de un minuto a otro, por lo cual la situación puede mejorar o empeorar en un lapso muy corto de tiempo.

¿En qué consiste la ayuda que brinda la Deutsche Welthungerhilfe en concreto?

En ese tipo de inundaciones, a menudo se dañan las fuentes de agua potable, y con ellas el abastecimiento de agua de toda la población. Lo principal es poner a disposición agua potable. Hay que extraer el agua contaminada para que vuelva a surgir agua limpia. Luego se distribuyen alimentos. Finalmente, se reparten las cosas que necesita la gente, que lo perdió todo: mantas, lonas, tiendas, utensilios de cocina, para que puedan protegerse. Por suerte llevamos antes del huracán varios cientos de toneladas de víveres a la región en conjunto con el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas para garantizar un primer abastecimiento de emergencia. También es importante que las organizaciones internacionales trabajen cooperando estrechamente. Todos están en estado de alerta.

¿Qué medidas puede tomar un país tan pobre como Haití ante tales desastres naturales?

Haití es un país que corre peligro, tanto debido a los huracanes como a los terremotos. Por eso es tan caro construir refugios. Lo mejor sería construir casas sólidas, de ladrillos, pero el problema es que son muy caras. Los espacios protegidos que ya existen, como, por ejemplo, las escuelas, no son suficientes. La prevención de catástrofes sigue siendo complicada en Haití.No solo faltan refugios, sino que también hay que mejorar los sistemas de alerta temprana. Además, se debe contar con alimentos, medicamentos y otros recursos para casos de emergencia. Claro que Haití está por detrás de otros países del Caribe, pero está en mejor situación de lo que estaba hace diez años. La infraestructura es mejor, y los haitianos están mejor preparados. Se han formado comités de ayuda en caso de catástrofe, y los habitantes mismos pueden ofrecer ayuda allí donde no llegan las organizaciones humanitarias ni el Estado. Con palas, hachas y otras herramientas, tan pronto como la lluvia y el viento ya no arrecien, pueden ayudar a otros.

¿Qué otra cosa se puede hacer para estar mejor armado contra las catástrofes naturales?

Lo más importante es que haya dinero a disposición para la prevención de catástrofes, también de donaciones. Lo problemático es que muchos de los comités de ayuda en caso de catástrofe dependen de la ayuda de otros países. Sería mejor si el Estado haitiano tuviese un presupuesto propio para eso. Pero, al ser financiados por el extranjero, esa ayuda es endeble. También son necesarios los simulacros para que la gente esté entrenada y sepa qué hacer. El peligro de huracanes en el Caribe va en aumento. Y en el futuro habrá tormentas tropicales cada vez más fuertes, y cada vez más a menudo. Esa es la triste problemática con la que nos enfrentaremos en los próximos años.

Entrevista: Vera Kern (CP/ VT)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad