Guerra en Ucrania: solidaridad para todos, no solo para los blancos | Europa | DW | 07.03.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Guerra en Ucrania: solidaridad para todos, no solo para los blancos

El mundo se solidariza con las personas que huyen de la guerra en Ucrania, pero la discriminación de las personas negras ha provocado indignación, y con razón, opina Wafaa Albadry.

Ucrania acogió a varios miles de estudiantes de África. Ellos buscan también ahora ayuda y protección.

Ucrania acogió a varios miles de estudiantes de África. Ellos buscan también ahora ayuda y protección.

La invasión rusa de Ucrania, que va en contra del derecho internacional, amenaza la vida de millones de personas. Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), alrededor de 1,5 millones de personas han huido ya a los países vecinos, mientras que cientos de miles más se han trasladado a zonas dentro de Ucrania que, hasta ahora, se han librado de los combates. Los hombres ucranianos, que ya no pueden salir del país, han sido separados de sus familias, pero en muchos casos permanecen en el país voluntariamente para luchar. Las mujeres y los niños suelen estar solos cuando escapan.

Se suele decir que la guerra saca lo mejor y lo peor de las personas. En esta crisis, los países vecinos y cercanos están abriendo sus fronteras, la gente está abriendo sus casas e incluso sus corazones para ayudar a los que huyen de la violencia. Las organizaciones de ayuda, los políticos, e innumerables ciudadanos comunes de todo el mundo están mostrando su solidaridad. Eso es maravilloso.

Los africanos no son acogidos

Pero hay otra cara de lo que está ocurriendo, que es una pesadilla para las personas negras y de piel oscura: se les niega protección. A muchas personas de África, India, Oriente Medio y otras regiones que han vivido, estudiado o trabajado en Ucrania se les niega la misma acogida que reciben los ucranianos. Se les negó el acceso a los trenes o autobuses que llevaban a los refugiados de Ucrania a un lugar seguro. Solo se permitía la entrada a los ucranianos, se les dijo. Y cuando llegaron a la frontera a pie, fueron rechazados en algunos puestos fronterizos polacos.

Wafaa Albadry, periodista de DW.

Wafaa Albadry, periodista de DW.

Están tan en peligro y asustados como todos los demás ucranianos. ¿Qué clase de solidaridad se supone que es esta, que los excluye de la ayuda? Los estudiantes internacionales que han pasado varias noches cerca de la frontera polaca informan de que también se les ha negado la comida y el  agua potable que se distribuía a los que esperaban para salir.

Más de 76.000 extranjeros estudian en Ucrania, y más del 25 por ciento de ellos proceden de la India, por un lado, y de países africanos, como Nigeria, Marruecos y Egipto, por otro. También hay trabajadores de esas regiones. En todo el mundo, las familias de esas personas están preocupadas. Aunque escapen de las zonas en disputa, ¿podrán sobrevivir? Para muchos ha surgido una situación aún más horrible de lo que está pasando allí: para los que no son blancos, hay guerra y, al mismo tiempo, racismo.

¿No son lo suficientemente civilizados como para salvarse?

En las redes sociales circularon videos de africanos pidiendo ayuda y mostrando la discriminación a la que se enfrentaban. Videos en los que se veía a fuerzas de seguridad apuntando con sus armas a los estudiantes que decían estar desarmados. Hasta un vídeo que muestra a un niño pequeño abandonado en el frío. Y quienes compartieron esta terrible noticia fueron atacados con mensajes de odio en internet.

Innumerables personas publicaron disparates, acusando a personas de un color de piel distinto de no ser lo suficientemente civilizadas para ser rescatadas: los blancos tenían prioridad. A los negros y a otras personas de piel oscura se les dijo que se quedaran a luchar en Ucrania, como si estas personas tuvieran realmente derecho a decidir quién debe huir y quién debe ir a la guerra. Todo esto es indignante, y de un racismo flagrante. Que la empatía dependa del color de la piel de una persona es inaceptable. Y es una vergüenza que esto ocurra en tiempos de guerra.

Si todos huyen del mismo peligro, ¿por qué no deberían recibir el mismo trato? ¿Se trata de una señal alarmante del alcance de la discriminación en Europa? No tengo la respuesta. Pero sé que en medio de ese caos, siempre son solo unas pocas personas con autoridad las que deciden cómo se trata a alguien. Y para algunos de ellos, la humanidad aparentemente no se aplica a todos.

La humanidad no puede ser selectiva

La miseria de la guerra se creó en una semana, y aún continúa. Todas las escenas que hemos visto en internet nos recuerdan que los seres humanos debemos apoyarnos unos a otros y tratarnos con dignidad. Y no lo olvidemos: ¡las vidas de los negros también importan! La humanidad y la solidaridad deben ser inclusivas, y no selectivas.

Los gobiernos de la Unión Europea han demostrado claramente su solidaridad con las personas que huyen de la guerra en Ucrania. Ahora es el momento de que esa solidaridad se aplique sobre el terreno. Sería un fracaso para la humanidad si alguien se quedara atrás. Si las personas que huyen de la guerra en el centro de Europa se quedan sin ayuda, en Ucrania o en las fronteras, por el color de su piel, por su etnia o su país de origen, entonces el mundo civilizado ha fracasado en esta prueba para su solidaridad.

(ct/cp)

DW recomienda