Grecia-Turquía-UE: ¿Qué hacer con los refugiados? | Europa | DW | 04.03.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Grecia-Turquía-UE: ¿Qué hacer con los refugiados?

El acuerdo sobre refugiados con Turquía está hecho trizas, por lo que Grecia ha suspendido la ley de asilo. Los migrantes son ahora un juguete a merced de las autoridades.

Después de 48 horas de anarquía, en Lesbos vuelve a reinar la tranquilidad. Justo a tiempo para la visita de la nueva presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, la presencia policial en la isla aumentó notablemente, después de los bloqueos de las calles de los últimos días. Numerosos periodistas y ayudantes de refugiados abandonaron la isla por temor a grupos de extrema derecha que casi lograron tomar el control de la zona. Pero sí lograron una cosa: los refugiados que llegaron a la costa de Lesbos en un bote de goma, después de la apertura de la frontera de Turquía, no pudieron ser alojados en el campamento de Moria. Ciudadanos enojados bloquearon las calles e impidieron que los autobuses accedieran al lugar.

Dos grupos de refugiados

Se trata de un escenario de excepción favorable para el primer ministro griego. Después de que Ankara llevara a la práctica la cancelación del acuerdo sobre refugiados, Mitsotakis anunció la suspensión del derecho de asilo por un mes. En otras palabras, cualquier persona que pise suelo griego sin documentos válidos debe ser expulsada de inmediato. Después de meses de rechazar las acusaciones de deportación ilegal de refugiados a Turquía, Atenas hizo de la virtud una necesidad: deportación a toda costa en nombre de la protección fronteriza. En realidad, esto significa que ahora hay dos grupos de refugiados: los que ya están allí y esperan su procedimiento de asilo. Y aquellos que acaban de llegar y a quienes se les niega el derecho a un proceso justo.

En Lesbos se tuvo que encontrar una nueva solución. Como no podían alojarse en Moria, fueron llevados a una instalación en el puerto. Allí también había muchos refugiados que esperaban el ferry para viajar a Atenas. En la tarde, la situación empeoró en Mitilene. Fuerzas especiales empujaron a las multitudes fuera del área del puerto hacia el centro de la ciudad, bajo la mirada de la prensa internacional. Se produjeron disturbios breves entre la policía y los refugiados.

Refugiados en la isla de Lesbos, Grecia.

Refugiados recién llegados a la costa de la isla griega de Lesbos.

Perplejidad por las prácticas de deportación europea

Las fuerzas especiales lograron evacuar el puerto y separar a los solicitantes de asilo que habían estado en Moria durante meses y, a veces, años de aquellos que habían sido protegidos de la atención pública en algún lugar de la zona portuaria. Mientras los unos regresaban al campamento en autobuses, los otros esperaban la llegada de un barco de la Armada griega. Según el gobierno griego, estos se alojarán temporalmente a bordo. El siguiente paso no está claro. Según Atenas y con el consentimiento de la Unión Europea, deberían ser deportados lo antes posible. Pero ¿a donde? ¿Y qué pasará entretanto?

Dada la falta de información y de opciones, solo se puede especular. ¿Los llevarán a una prisión en la península griega? Pueden ser multados o encarcelados. Dada la situación actual con Ankara, parece imposible su regreso a Turquía. Después de todo, la esencia de la nueva agenda de asilo de Erdogan es confrontar a Europa con su propia impotencia e inacción. Es difícil imaginar que allí permitan a un barco griego el acceso a un puerto turco y que se acoja a las personas a las que permitieron abandonar Turquía deliberadamente.

Barco de la marina griega.

¿"Centro de acogida" para refugiados en el mar?

¿Dónde están los derechos humanos?

Los nuevos refugiados son las víctimas de una batalla política entre Europa y Turquía. Miles de personas atrapadas entre dos cruces fronterizos cerrados. El primer ministro griego se basa en el artículo 78, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la UE al suspender el derecho de asilo.

Además, una sentencia actual del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se utiliza para justificar la deportación de los refugiados y evitar que se conviertan en solicitantes de asilo. El tribunal falló a favor de Madrid en el caso de dos refugiados africanos que habían cruzado la valla fronteriza del enclave español de Melilla y fueron deportados directamente. La deportación fue legal.

(rmr/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda