Gran protesta antinuclear en Tokio en aniversario de Fukushima | El Mundo | DW | 11.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Gran protesta antinuclear en Tokio en aniversario de Fukushima

En el primer aniversario de la tragedia nuclear en Fukushima, unas 10.000 personas marcharon por el centro de Tokio pidiendo el fin de la energía atómica en Japón.

People take part in a moment of silence at 2:46p.m. (0546 GMT) during a ceremony at an area damaged by the March 11, 2011 earthquake and tsunami in Ofunato, Iwate Prefecture, March 11, 2012, to mark the first anniversary of the disaster that killed thousands and set off a nuclear crisis. REUTERS/Carlos Barria (JAPAN - Tags: DISASTER ANNIVERSARY)

Un minuto de silencio.

Manifestantes de todas las edades sostenían pancartas con inscripciones como "No a la radiación nuclear" o "todas las plantas nucleares en Japón deben ser eliminadas". Sólo dos de los 54 reactores nucleares japoneses están actualmente en servicio, en medio de crecientes preocupaciones de la población tras el desastre en la planta de Fukushima Daiichi.

Los manifestantes formaron una cadena humana y rodearon el edificio del Parlamento. "Debemos proteger a nuestros niños, no queremos más plantas de energía nuclear", exclamó una mujer. La protesta en Japón fue menor a manifestaciones similares celebradas en otros países. "Pero hoy estamos viendo un número relativamente grande de participantes para los estándares japoneses", dijo un activista.

Miles de personas también se reunieron en Koriyama, 55 kilómetros al oeste de Fukushima. "Apreciamos mucho el apoyo en todo el país. Lo transformaremos en una nueva energía para nuestra batalla contra el gobierno", dijo Chieko Shiina, líder de la "red Fukushima para salvar a los niños de la radiación".

Con un minuto de silencio, oraciones y las manifestaciones anti-nucleares, Japón recordó el domingo un año desde que el terremoto y posterior tsunami cobrara la vida de miles de personas y provocara una crisis radioactiva que acabó con la confianza pública en la energía atómica y en los líderes de la nación.

El terremoto de magnitud 9,0 desató una pared de agua que azotó la costa noreste de Japón, matando a casi 16.000 personas y dejando casi 3.300 desaparecidos, en un país que sigue lidiando con los costos humanos, económicos y políticos de la tragedia. (dpa/reuters) (chp)

DW recomienda

Publicidad