Gobiernos europeos conocían los excesos de la CIA | Política | DW | 14.02.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Gobiernos europeos conocían los excesos de la CIA

El Parlamento Europeo aprobó su informe sobre los vuelos de la CIA, que critica a varios gobiernos europeos de tolerar o colaborar con EEUU en la detención secreta de sospechosos de terrorismo en territorio comunitario.

default

PE: 382 votos a favor, 256 en contra, 747 abstenciones.

Más de diez países europeos incluyendo a Alemania, Gran Bretaña, Polonia, Italia y Portugal cooperaron con o tenían conocimiento de las prácticas ilegales de los servicios secretos estadounidenses de trasladar prisioneros a otros estados para su interrogatorio. Esta es la conclusión a la llegan los eurodiputados después de un año de investigaciones.

Por lo menos 1.245 vuelos operados por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) atravesaron el espacio aéreo europeo o hicieron escala en aeropuertos comunitarios desde el 11 de septiembre de 2001 ( 336 en Alemania, 170 en Reino Unido, 147 en Irlanda, 91 en Portugal, 68 en España, 64 en Grecia, 57 en Chipre y 46 en Italia).

El informe constata además que no se puede descartar la existencia de una cárcel secreta de la CIA en Polonia.

5 años de abusos y excesos

El informe aprobado por 382 votos a favor, 256 en contra y 747 abstenciones indica que se trata de "un instrumento ilegal utilizado por Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo" y condena "la admisión y el ocultamiento de esta práctica en varias ocasiones por parte de los servicios secretos y autoridades gubernamentales de ciertos países europeos".

Giovanni Fava, relator de la investigación dijo que su "trabajo fue el análisis de cinco años de abusos y excesos tolerados con frecuencia".

Abstimmung des EU-Parlaments über den Bericht des CIA-Sonderausschusses

Aún cuando el informe revela secuestros y violaciones de los derechos humanos incompatibles con los estándares europeos los eurodiputados retiraron el pedido de sanciones contra los Estados miembros por violaciones a los derechos humanos, por considerar que son la Comisión Europea y los ministros de la UE quienes deben decidir sobre este asunto.

Fuentes comunitarias, citadas por la agencia Reuters, señalaron que algunos legisladores de la Euocámara recibieron presiones de sus respectivas capitales para suavizar los párrafos del informe, especialmente los que criticaban la falta de cooperación con la comisión parlamentaria.

El comisario europeo de Justicia, Franco Frattini, afirmó a los eurodiputados que la seguridad y las libertades fundamentales nunca pueden ser jugadas una contra otra, y urgió a los países de la UE a investigar los cargos.

El informe se basa en fuentes confidenciales como altos funcionarios de la UE, la OTAN y el Departamento de Estado norteamericano, más datos de Eurocontrol, la agencia comunitaria de seguridad aérea. Más de 200 testigos declararon ante la comisión, incluyendo a personas que aseguraron haber sido secuestradas por agentes de la CIA en territorio europeo y trasladadas a prisiones secretas.

Acusaciones insostenibles

Frank-Walter Steinmeier

Ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier.

En su versión final el informe ya no sostiene como afirmaba originalmente que Alemania rechazó en 2002 la oferta de EEUU de sacar de Guantánamo al turco Murat Kurnaz y supo del secuestro en 2003 del alemán Jaled El Masri. Estas referencias habían avivado la controversia sobre la actuación del ministro de Exteriores germano, el socialista Frank-Walter Stenmeier, entonces jefe de la Cancillería alemana.

Gracias a dos enmiendas de los eurodiputados socialistas alemanes en el informe final se desvirtúan las acusaciones en contra del ahora ministro Relaciones Exteriores alemán. El Parlamento europeo no cuenta con ningún tipo de pruebas en el sentido de que el Gobierno del ex canciller Gerhard Schröder haya rechazado en el 2002 la oferta estadounidense de liberar a Murat Kurnaz quien estaba en ese momento detenido en la prisión de Guantánamo, consta ahora en el informe.

DW recomienda

Publicidad