Gobierno y rebeldes filipinos inician diálogo de paz en Oslo | El Mundo | DW | 22.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Gobierno y rebeldes filipinos inician diálogo de paz en Oslo

Después de 30 años de negociaciones fallidas, la actual administración filipina espera que todo se resuelva en un año.

El representante del Gobierno, Silvestre Bello, al centro, rodeado por los negociadores que son la voz de los comunistas filipinos.

El representante del Gobierno, Silvestre Bello, al centro, rodeado por los negociadores que son la voz de los comunistas filipinos.

El Gobierno filipino y el Frente Democrático Nacional de Filipinas (NDFP), que representa a la rebelión comunista en ese país, instauraron hoy (22.08.2016) la mesa de diálogo por la paz en un acto celebrado en un hotel a las afueras de Oslo.

El Gobierno de Filipinas espera que el acuerdo de paz se alcance en el plazo de un año. En estos doce meses se tratarán temas como reformas sociales, políticas, constitucionales y económicas para poner fin a las hostilidades.

“Con este nuevo enfoque estamos bastante seguros de que seremos capacees de completar el calendario con la firma de la paz”, dijo Silvestre Bello, representante de la delegación del Gobierno en las negociaciones. Por su parte, Luis Jalandoni, encargado de ser la vos de los rebeldes dijo que “vamos a tratar de lograr el acuerdo en un año, pero puede ser que tome un poco más de tiempo”.

El Gobierno y los rebeldes declararon hace dos días un alto al fuego para impulsar el proceso de paz, en un conflicto que lleva 30 años de negociaciones fallidas y permanente violencia. Las conversaciones iniciadas hoy implican reanudar un proceso estancado desde la ruptura de las anteriores negociaciones en 2013, causada entre otros motivos por la negativa del entonces presidente filipino, Benigno Aquino a excarcelar a negociadores comunistas.

Desde que Rodrigo Duterte ganó las elecciones presidenciales filipinas en mayo, el Ejecutivo y la rebelión comunista han acercado posturas e intercambiado gestos de buena voluntad. El programa de negociación acordado para Oslo incluye la declaración de un alto el fuego permanente, amnistía para los presos comunistas y la instauración de mecanismos que garanticen el fin del conflicto armado.

El ministro de Exteriores noruego, Børge Brende, señaló que se trata de una jornada histórica y avisó que los próximos cinco días de negociaciones serán “muy exigentes”. “Ambas partes han mostrado un fuerte deseo de alcanzar una solución a un conflicto de larga duración y han llegado lejos para que estas conversaciones tuvieran lugar. Por eso es muy positivo que las negociaciones formales se hayan reanudado”, resaltó Brende.

MN (efe,afp)

DW recomienda

Publicidad