Gobierno alemán: ¿un plan de acción poco ambicioso? | Alemania | DW | 24.08.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Gobierno alemán: ¿un plan de acción poco ambicioso?

Alejados del mundo, en el Palacio de Meseberg, rodeado de jardines y a orillas de un idílico lago, la canciller alemana, Angela Merkel, y su gabinete de Gobierno fijaron las pautas de los dos próximos, y últimos, años de gobierno de coalición democristiana y socialdemócrata. Un paquete de medidas medioambientales y una apertura del mercado laboral destacan de entre todo lo tratado.

En el momento oportuno

Medio tiempo, y los aires son favorables: el 70% de la población alemana está a favor de una Angela Merkel que culminó con honores su semestre a la cabeza del Consejo de la Unión Europea. Además, las estadísticas revelan el primer superávit de la Alemania reunificada. La economía alemana repunta y la canciller dispone de un margen de maniobra ganado a pulso con su desempeño como promotora de medidas para la protección medioambiental a nivel europeo y su buen desempeño como anfitriona de la cumbre de los países más industrializados del mundo. Con mucho a favor, ahora se vuelve ahora la vista al terruño. "Del repunte económico deben sacar provecho todos", advirtió la canciller, recalcando que para ello "habrá que concretar algunos planes" en los próximos dos años.

Deutschand Schloß Meseberg Kabinett Klausur Gruppenfoto

El gabinete del Gobierno alemán

Acuerdos ecologistas

Entre esos planes concretos se encuentra el paquete de 30 puntos contra el cambio climático que fue aprobado ayer. “Estamos de acuerdo en nuestro objetivo de reducir emisiones”, aseveró el conservador ministro de Economía, Michael Glos. En el mismo tono autocomplaciente declaró el ministro alemán de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel: “Es la primera vez en la historia de la República Federal de Alemania que no sólo se describen metas sino que se acuerdan medidas e instrumentos concretos”.

Medidas concretas sí, “pero con diez años de retraso”, opina, por su parte, el representante de NABU, la Asociación Alemana para la Naturaleza. Dado todo lo que se sabe actualmente acerca de las causas del cambio climático y de las posibilidades de reducirlo o impedirlo, el paquete acordado por el Gobierno alemán es, según NABU, insuficiente. De “protección al medio ambiente con el freno de mano puesto”, lo calificó el líder de Los Verdes, Reinhard Bütikofer.

Siga leyendo: No dormirse en los laureles

Deutschland Meseberg Gästehaus der Bundesregierung

Meseberg, donde se hospedan los invitados del Gobierno alemán

Deutschland Meseberg Gästehaus der Bundesregierung

Sala de conferencias del palacio

No dormirse en los laureles

El mercado laboral, punto neurálgico de la economía alemana, fue otro de los temas centrales del cónclave de Meseberg. Merkel se mostró satisfecha por la evolución de la economía -que en el segundo trimestre creció en un 0,3 por ciento; instó a su Gobierno a "no dormirse en los laureles " y lo exhortó a seguir luchando por las reformas iniciadas. Que "las oportunidades sean para todos", aseveró la canciller refiriéndose al índice desempleo.

Reformar el mercado laboral es un tema expreso del contrato de coalición. En este sentido, no es de extrañar la decisión del gabinete de gobierno de abrir el mercado a especialistas de los doce nuevos países del Este que conforman la Unión Europea.Se trata de permitir la entrada, sobre todo, a ingenieros mecánicos y a electrotécnicos.

Lo que podría verse como algo “generoso”, sabe a poco... Si bien son medidas sensatas, “sin embargo habríamos esperado más valor del Gobierno alemán para ampliar las oportunidades de Alemania en la competencia internacional”, aseveró en un comunicado la Industria Alemana de Industria y Comercio.

Permitirle a extranjeros egresados de universidades alemanas una estadía laboral de tres años no está mal. Pero, ¿no habría que ofrecerle a profesionales una perspectiva superior a 1000 días? La apertura del mercado laboral hacia el Este de la UE tampoco es desdeñable, pero, según la Cámara de Comercio, estamos frente a una decisión trasnochada. “Una apertura para todo tipo de profesional es lo que habría sido lo indicado”, critica en el comunicado, más aún teniendo en cuenta que Alemania es uno de los últimos países en gestionar su mercado laboral como si siguiese viviendo en una UE de 15, no de 27 países.

En resumen, el plan para los próximos dos años refleja, sobre todo, afán de armonía entre los dos grandes partidos de coalición. Denota también, así lo describen analistas, un cierto desvelo por cumplir con las tareas acordadas en el contrato de coalición. Innegable es que conlleva ciertos progresos, tanto en el tema medioambiental como en la apertura del mercado laboral. Sin embargo, según la líder de Los Verdes, Claudia Roth, éste es un programa orientado a modificar las pasas del pastel, no la masa.

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda