″Gloria″, recibida con una ovación en la Berlinale | Cultura | DW | 10.02.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

"Gloria", recibida con una ovación en la Berlinale

La película “Gloria”, del cineasta chileno Sebastián Lelio, entrelaza las aspiraciones de una mujer divorciada que no se quiere “encerrar” a los 58 años, con las demandas de equidad y democracia de la sociedad chilena.

Sergio Hernández (Rodolfo), Sebastián Leilo y Paulina García.

Sergio Hernández (Rodolfo), Sebastián Leilo y Paulina García.

El cuarto largometraje del cineasta chileno hace un homenaje a la generación de su madre, como reconoció el mismo director ante periodistas tras la presentación de la cinta a la prensa y la crítica internacional, que concluyó con una ovación en la sala. Gloria es una mujer atractiva de 58 años a la que le gusta frecuentar los clubes de solteros en Santiago de Chile. Es divorciada y sus hijos son mayores. Pese a estar llena de actividades e incluso acudir a terapias de risa, no se la ve resignada a pasar sus días y noches sola. Le gusta cantar, bailar y beber, y cuando conoce a Rodolfo, un ex oficial de marina siete años mayor que ella, se ilusiona con una nueva relación.

“Gloria nace de la pregunta de si en la generación de mi madre podría hacerse una película. No hay que ir a mundos desconocidos para encontrar inspiración, ésta puede encontrarse a dos metros”, dijo Sebastián Lelio ante periodistas. El cineasta señaló que el segundo impulso fue el descubrir el mundo de las fiestas de solteros de Santiago.

Una historia universal

“Al contar la historia de Gloria, contamos la historia a la que la humanidad se está enfrentando, de que la vida se está alargando. Acercarse a los 60 años ya no significa guardarse, sino abre un nuevo capítulo que hay que explorar y no sólo sucede en Chile sino en muchos otros países. El mundo está lleno de “Glorias”. Al reivindicar al personaje se reivindica a una generación y es un mensaje para los más jóvenes en una sociedad obsesionada por la juventud”, añadió el cineasta que editó la película en Berlín, donde estuvo en el 2012 becado por la DAAD (El Servicio Alemán de Intercambio Académico).

La cinta ganadora del premio al cine en construcción del Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2012, muestra sin un afán exhibicionista escenas de sexo. “A lo mejor se espanta la sociedad chilena, pero los adultos tienen pasión y hacen el amor hasta mejor que antes”, dijo por su parte el actor Sergio Hernández, que encarnó el papel de Rodolfo.

Rodolfo también se ha divorciado, pero no logra desprenderse de una dependencia hacia su ex mujer y sus hijas adultas, que constantemente lo llaman para informarle de una nueva tragedia que acaba de ocurrir. No se atreve a contarles que ha encontrado en Gloria a un nuevo amor. En momentos decisivos Rodolfo desaparece. “Es una figura muy controvertida, lleno de culpas, con un saco de asuntos pendientes sin resolver, asustadizo”, dijo el actor Sergio Hernández, que señaló que frente al desarrollo de la mujer, los hombres se han quedado rezagados.

El Chile de hoy

Los amigos de Gloria discuten sobre el país en el que se ha convertido Chile, en donde imperan los valores comerciales, mientras en las calles transcurren las movilizaciones estudiantiles que rechazan la privatización de la educación. La cinta aborda indirectamente las aguas turbulentas de los últimos 40 años de la historia chilena. “La principal inspiración de la película ha sido la vida misma. La película muestra historias basadas en personas que hemos conocido, son historias generadas por la ciudad de Santiago”, dijo Lelio, añadiendo que ése es el manantial de donde surgió la película.

La música es un hilo conductor de la cinta en donde a menudo se ve a Gloria cantando la letra de canciones. “Aguas de Marzo, de Antonio Carlos Jobim fue una revelación porque comprendimos que la película tenía que tener el tono de Bossa Nova, de risa y llanto con ese filo de lamento, de dolor y ternura que tiene el Bossa Nova”, señaló Lelio.

El cineasta, que debutó en el 2005 en San Sebastián con su ópera prima La Sagrada Familia, una cinta rodada en tres días y editada durante casi un año, que le cosechó una lluvia de premios internacionales, estrena en Berlín Gloria, el plato fuerte del cine latinoamericano en la Berlinale, la única cinta hispanoparlante que compite por los Osos de Oro y de Plata, los máximos galardones del festival.

Eutora: Eva Usi

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda