García Márquez y los espías: una larga historia | América Latina | DW | 22.10.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

García Márquez y los espías: una larga historia

Millones de personas fueron espiadas en México durante el régimen del Partido Revolucionario Institucional. Medios mexicanos destacan el caso de Gabriel García Márquez, pero hubo muchas víctimas más.

Gabriel García Marquez, en foto de archivo.

Gabriel García Marquez, en foto de archivo.

Los primeros servicios de inteligencia en México fueron fundados en 1918. La fase más intensa de espionaje político, sin embargo, se produjo en los años sesenta, setenta y ochenta, a través de la Dirección Federal de Seguridad (DFS).

El organismo fue fundado en 1947 y pertenecía a la Secretaría de Gobernación (ministerio del Interior). Fue uno de los brazos estratégicos del Gobierno que durante más de 70 años mantuvo el poder en México, a cargo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en lo que el escritor peruano Mario Vargas Llosa calificó alguna vez como “la dictadura perfecta”.

Mario Vargas Llosa

Para Mario Vargas Llosa, el régimen del PRI era una "dictadura perfecta".

De la información a la represión

La DSF no se limitaba al espionaje. El organismo tenía bajo su mando a fuerzas paramilitares como las llamadas “Brigadas Blancas”.

La represión se radicalizó con la fundación del grupo guerrillero Liga Comunista 23 de septiembre, en marzo de 1973. Se cometieron numerosas y graves violaciones a los derechos humanos, conocidas en México como “guerra sucia”.

Sergio Aguayo Quezada, autor de libros sobre la historia del espionaje por parte del Estado mexicano, afirma que “de 1947 a 1991 se acumularon de 60 a 80 millones de tarjetas” con información obtenida a base de la vigilancia a personas consideradas relevantes.

“En la década de los setenta, los organismos de seguridad gubernamentales recuperaban enormes cantidades de información. La obtenían de los medios de comunicación, mediante la interceptación de teléfonos y de correspondencia, con la infiltración a organismos opositores, vigiliando personas, manifestaciones y presentaciones de libros”, dice el académico en su libro 1968. Los archivos de la violencia.

De 1947 a 1991 fueron observadas entre tres y cuatro millones de ciudadanos, tanto mexicanos como extranjeros.

García Márquez, espiado

Según el diario mexicano El Universal, el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, fue una de esas personas. El escritor colombiano mantiene una larga relación con México, país en el que reside desde hace décadas. Sus actividades eran de interés para el Gobierno mexicano, por los contactos que a nivel político poseía desde entonces el autor de Cien años de soledad.

Documentos publicados por El Universal, mencionan en concreto que en los años setenta, García Márquez “puso en contacto a Francois Mitterand y a Regis Debray, consejero del entonces presidente de Francia con líderes políticos latinoamericanos, en especial de El Salvador, Chile y Colombia”.

Buchmesse Mexiko Gabriel Garcia Marquez

Gabriel García Marquez puso a Francois Mitterand en contacto con la izquierda latinoamericana.

Muchas otras actividades del escritor fueron observadas con el mismo cuidado. El diario mexicano afirma que incluso se llegó a interceptar llamadas telefónicas realizadas por el colombiano.

Gabriel García Márquez fue espiado por el Gobierno de México desde 1967 hasta por lo menos 1985, cuando desapareció la Dirección Federal de Seguridad. El último reporte describe la partida de García Márquez de México hacia Cuba, para visitar a su amigo, el comandante Fidel Castro.

No se sabe si la vigilancia sobre García Márquez continuó después. Los documentos posteriores a 1985 se mantienen clasificados por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, actual organismo de inteligencia del Gobierno de México.

Otro Nobel en la mira

García Márquez no fue el único escritor observado por los servicios de inteligencia mexicanos. Sergio Aguayo también ha documentado la interceptación de correspondencia personal dirigida a otro Premio Nobel de Literatura, el mexicano Octavio Paz.

En general, los intelectuales críticos y los periodistas independientes eran grupos que representaban especial interés para la DFS así como, naturalmente, los movimientos políticos de izquierda.

Pero la DFS también espiaba al propio régimen. “En 1965, el centenar de teléfonos intervenidos incuía políticos del PRI y oficinas de secretarios de Estado”, escribe Aguayo. “Los que participaban en la política en los años sesenta creían que el Gobierno tenía una enorme capacidad para espiarlos. Formaba parte de la cultura popular”.

Autor: Enrique López Magallón

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda