Francia y su presidente se preparan para otra semana difícil por las protestas y carestía de combustible | Europa | DW | 24.10.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Francia y su presidente se preparan para otra semana difícil por las protestas y carestía de combustible

El movimiento social de protesta contra la reforma de las jubilaciones en Francia le ha costado caro al presidente Nicolas Sarkozy, quien registra los niveles más bajos de aprobación desde que asumió su mandato.

Escenas como ésta continuarán en Francia, según todo indica.

Escenas como ésta continuarán en Francia, según todo indica.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se enfrenta a los niveles de aprobación más bajos desde que asumió su mandato. Según una encuesta publicada este domingo por el periódico Le Journal du Dimanche, sólo 29 por ciento de los consultados se manifestaron “muy satisfechos” o simplemente “satisfechos” con la gestión de Sarkozy. En cambio, 38 por ciento expresaron mucha o bastante insatisfacción con el mandatario francés.

Frankreich Proteste Oktober 2010 Flash-Galerie

La policía se ha enfrentado a manifestantes durante las jornadas de protesta.

El periódico añadió que los niveles de aprobación figuran entre los más bajos registrados por algún presidente francés en el pasado reciente. La popularidad de Sarkozy se ha visto seriamente afectada por su propuesta –ya aprobada por el Senado francés- de aumentar de 60 a 62 años la edad mínima de jubilación.

Sin embargo, un factor externo podría ayudar al mandatario francés a remontar esta situación. Francia asume en noviembre la presidencia del G-20, lo cual podría proyectar la imagen de un Sarkozy distinto al que se ha visto en las pasadas semanas debido a las huelgas contra la reforma de las pensiones.

Algo similar ocurrió en 2008, cuando Francia asumió la presidencia rotativa de la Unión Europea. En esos días, la opinión pública francesa fue muy favorable al desempeño de Sarkozy.

La tensión continúa

A unos días de que se lleven a cabo nuevas huelgas en protesta por la reforma de las pensiones, la situación en Francia no parece encaminarse hacia la normalidad.

Este fin de semana, una de cada cuatro gasolineras carecía de combustible. Una vocera del ministerio de Transporte aseguró que 35 por ciento de los expendios de gasolina en París se ve afectado por la carestía derivada de las huelgas. Esta situación se acentúa debido a que comenzó la temporada vacacional de otoño en Francia.

Es por ello que la aprobación de los sindicatos entre la población también podría caer. “Huelgas, manifestaciones, bloqueos. Los franceses ya estamos cansados”, tituló Le Figaro este fin de semana. 56 por ciento de los ciudadanos desearía que los sindicatos respetaran el resultado de la votación senatorial del pasado viernes, según otra encuesta dada a conocer este domingo (24.10.2010).

Proteste gegen Rentenreform Frankreich

Los sindicatos prometen seguir el movimiento social.

Pero el poderoso sindicato CGT no parece dispuesto a dar marcha atrás. “No nos rendiremos. Estamos más decididos que nunca. Además, los trabajadores quieren que sigamos adelante”, dijo el líder sindical Bernard Thibault.

Sin tregua a la vista

El movimiento continuará, por lo menos durante unos días más. El miércoles próximo, la reforma podría quedar aprobada definitivamente por un comité bicameral. Sin embargo, varios sindicatos ya emplazaron a huelgas incluso para el jueves posterior a dicha aprobación, e incluso a otra para el 6 de noviembre.

“Si no hay suficiente suministro de combustible el domingo, la situación va a ser muy difícil el lunes para todos,” aseguró al periódico Le Monde el presidente de la Unión Francesa de la Industria Petrolera, Jean-Louis Schilansky.

El Gobierno anunció que actuaría con firmeza para impedir que la economía francesa sufra mayores daños por las protestas. La línea aérea Air France calcula que pierde hasta cinco millones de euros por cada día de paro, mientras que la industria química ubica sus daños económicos en 100 millones de euros.

EL/dp/reu/afp

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda