Francia urge a sus ciudadanos a dejar Camerún por secuestros | El Mundo | DW | 20.02.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Francia urge a sus ciudadanos a dejar Camerún por secuestros

Francia urgió a sus ciudadanos residentes en el extremo norte de Camerún a dejar el área "lo más rápido posible" a raíz del secuestro de una familia francesa de siete integrantes el día anterior.

El Ministerio de Asuntos Exteriores también aconsejó no viajar hacia la región, incluyendo la frontera de Camerún con Nigeria y Chad. El secuestro de la familia Moulin-Fournier podría estar vinculado con la sexta semana de campaña militar francesa contra los rebeldes islamistas en el norte de Mali, explicó el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

"Estos son grupos que se adhieren al mismo fundamentalismo, que tienen los mismos métodos, desde Mali a Somalia y Nigeria. Quieren crear una zona sin ley entre el Golfo de Guinea y Sudán", indicó Le Drian. Los tres adultos y cuatro niños fueron secuestrados el martes por hombres en motocicletas cuando viajaban por el Parque Nacional Waza, en el extremo norte de Camerún. Luego fueron llevados a la frontera con Nigeria, de acuerdo con el ministro camerunés encargado de los asuntos de la Commonwealth.

Oficiales de la policía local dijeron que se montó un operativo de extrema seguridad en la frontera entre ambos países con la finalidad de hallar a los responsables. Según la cadena de noticias France24, el padre de familia era el director de Asuntos Exteriores de la compañía francesa de gas GDF en Yaundé, la capital de Camerún. Los niños tienen entre 5 y 12 años.

Grupos rebeldes habían anunciado represalias

Aunque ningún grupo ha reivindicado hasta el momento el secuestro, funcionarios franceses atribuyen su autoría al grupo extremista nigeriano Boko Haram. El Parque Nacional Waza está situado a sólo 240 kilómetros al este de Maiduguri, un feudo de Boko Haram en el norte de Nigeria.

Una escisión de este grupo, Ansaru, se había atribuido el pasado fin de semana el secuestro de siete trabajadores de una oficina de una empresa dedicada a la construcción en el noreste de Nigeria. Ansaru también reivindicó el secuestro de un francés en Nigeria el pasado diciembre, cerca de la frontera con Níger.

El ataque se produce en el segundo mes de la intervención militar francesa contra insurgentes islamistas en Mali. Los grupos rebeldes ya habían amenazado con tomar represalias, por lo que los ciudadanos franceses son considerados especialmente vulnerables en la zona.


CP/CHP (dpa, rtr, afpd)

DW recomienda