Francia: más de 200.000 protestan contra reforma laboral | Europa | DW | 13.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Francia: más de 200.000 protestan contra reforma laboral

La primera jornada de protesta contra la reforma laboral del presidente de Francia, Emmanuel Macron, movilizó a decenas de miles de personas, pero no tuvo la amplitud suficiente para doblegar la voluntad del Ejecutivo.

Frankreich Protest gegen die Arbeitsmarktreform in Marseille (picture-alliance/AP Images/C. Paris)

Trabajadores siderúrgicos de la planta de acero de ArcelorMittal en Fos-sur-Mer queman bengalas durante el día nacional de protesta contra la reforma laboral del Gobierno, en Marsella, al sur de Francia.

Más de 200.0000 personas salieron hoy (12.09.2017) a las calles en Francia para protestar contra la reforma de flexibilización del mercado laboral del presidente Emmanuel Macron.

El sindicato CGT movilizó a 400.000 personas, según su recuento, contra la flexibilización del mercado laboral que el Ejecutivo pretende aprobar por decreto, unas cifras ligeramente inferiores a las que hace medio año reunieron contra una reforma más tibia que finalmente sacó adelante el socialista François Hollande.

La huelga se tradujo en algunas anulaciones de vuelos y en retrasos en los trenes, pero no creó la sensación de parálisis.

La amplia victoria de Macron en las presidenciales de mayo pasado, refrendada en junio en las legislativas, con un programa en el que la reforma laboral figuraba entre uno de los puntos destacados, parece haber anestesiado en parte la contestación de la calle.

La reforma laboral

La reforma laboral es una de las principales reivindicaciones de Macron, que afirma que las empresas necesitan más flexibilidad para crear empleo. El mandatario, que asumió en mayo, está decidido a hacer frente así a un desempleo que se sitúa desde 2010 en entre el nueve y el 10,5 por ciento. 

Los decretos para reformar el mercado laboral fueron presentados el 31 de agosto y se espera que sean aprobados el 22 de septiembre. Los cambios buscan fortalecer el rol de los acuerdos dentro de las empresas y flexibilizar la protección contra despidos. También permiten a las pequeñas empresas negociar directamente con los trabajadores o sus representantes y evitar a los sindicatos.  "No es una ley laboral, sino una ley que le da todo el poder a los empleadores", dijo el líder de la CGT, Philippe Martinez, en una entrevista con el periódico Le Parisien el domingo.

Frankreich Protest gegen die Arbeitsmarktreform in Nizza (picture-alliance/dpa/MAXPPP/F. Fernandes)

Manifestaciones en Niza

La CGT fue el único de los tres grandes sindicatos que convocó a la huelga de hoy, y anunció nuevas medidas para el 21 de septiembre. Según la CGT, unas 500.000 personas participaron en las manifestaciones de este martes. Ni la CFDT, primera central obrera y de talante reformistas, ni FO, muy potente en la función pública, se sumaron a este llamamiento, aunque muchos militantes de ambos sindicatos y algunas federaciones acudieron a las manifestaciones.

La apuesta de la CGT, que ya fue la punta de lanza de la oposición obrera a la anterior reforma, no parece haber logrado desviar a Macron de sus planes reformistas. Así lo expresaron algunos ministros tras la jornada.

Capitán al frente del navío

El presidente logró incluso robar parte de la atención mediática a las protestas con un bien orquestado viaje a las Antillas francesas, recientemente golpeadas por el huracán Irma, y una puesta en escena que lo hizo aparecer como un capitán al frente del navío.

Todo lo contrario que la imagen que dejaron las manifestaciones, que se cerraron con enfrentamientos entre radicales enmascarados y las fuerzas del orden, un intercambio de proyectiles humeantes que se ha convertido en una costumbre en el cierre de las movilizaciones en Francia en los últimos tiempos.

FEW (dpa, EFE)

 

DW recomienda

Publicidad